Tortuga Antimilitar


Subscribe to Tortuga Antimilitar feed
Actualizado: hace 2 horas 22 min

Historia de dos presos tristes que ya no existen

fai 15 horas 1 min

Esteban Ordóñez

José Ángel Serrano, preso de aislamiento, a veces comía objetos como pilas o trozos de alambre del somier. Lo cuenta su abogada y pareja Silvia Encina. Ella le decía que no lo hiciera, que cualquier día se iba a ahogar. “Yo no lo entendía, pero sufren tanto emocionalmente que se hacen cortes, se comen las pinturas o cualquier cosa para desviar el dolor interior y para conseguir salir aunque sea un día: que los lleven al hospital, arriesgando su vida para un día. Cuándo lo conocí, hacía 14 años que José no veía el campo desde una ventana”, cuenta Encina. Ver el campo es, a la vez, que el campo te vea: recibir un lamido de luz de primera mano, una espuertita de aire, un sonido con dimensión que no llegue filtrado por estancias cerradas, pasillos que dan a rejas y más rejas. José Ángel había olvidado las propiedades físicas del mundo, y otras muchas cosas. Un día apareció muerto en el centro zaragozano de Zuera.

Tenía la boca llena de llagas y quistes por una infección. Su entorno llevaba semanas intentando que lo trataran. También tomaba medicación psiquiátrica, “doce pastillas al día”. La familia no pudo ver el cuerpo. “Dijeron que solo nos dejarían verlo si nos lo llevábamos, pero así no podríamos averiguar lo que había pasado”. Querían una segunda autopsia. “Me costó seis meses conseguir una segunda autopsia. Cuando llegó el momento entraron para ver cómo estaba el cadáver y, al regresar, nos dijeron: “No lo veáis porque es horrible cómo está”. Y no lo vimos. Ya no podía extraerse ninguna conclusión de una autopsia”. Encina se siente maltratada, “para hacer el duelo, se necesita ver el cuerpo”.

Un intento de retratar lo que las rejas hacen con la vida y los huesos

Hay cientos de personas que fallecen intramuros. Según un informe de Instituciones Penitenciarias, de 2009 a 2016 murieron 1.325 personas presas. José Ángel murió en la cárcel, y murió de cárcel. Pero este no es un artículo de muerte, sino de encierro: un intento de retratar lo que las rejas hacen con la vida y los huesos; una pretensión infructuosa, obligatoriamente parcial y fracasada, pero necesaria. Serán un par de porciones: la historia de dos de hombres tristes que ya no existen y que supieron que la condena es eterna mientras dura, indeseablemente eterna, y que nadie, desde fuera, iba a ser capaz de conocer sus borrascas de desesperación. Nadie, tampoco las familias, por mucho que lo intentaran.

El hombre que dejó de ver el campo pasó 18 años en prisión antes de morir. La mayoría del tiempo, en aislamiento. Debemos reconstruir su historia con imágenes de segunda mano prestadas por Silvia Encina, su pareja y abogada, que reconoce con dolor una certeza: que nunca llegó a comprender en su piel, en su oxígeno, lo que significa el encierro. Nunca. A pesar de que cuando entraba en prisión a visitarlo se le secaba la boca y sentía un estrujón en los nervios; a pesar de que ella tuviera que buscar también asistencia psicológica.

Encina habla de un patio de un módulo de aislamiento, 25 metros cuadrados cercados por dos pisos de hormigón. Cuenta que las ventanas de la celda daban a este espacio. Por ellas asomaba la voz José Ángel. Gritaba para dejarse oír por el preso que hubiera en otra de las celdas. Conversaban. Debían componer la imagen de la cara del otro por intuición como quien lee una novela, o, básicamente, como los ciegos. “Los que tienen dinero intentan compartir con otros. A él le metían peculio y decía que le llevaran un café al compañero. O, por ejemplo, hacían un carrito con un trozo de sábana y por la ventana se pasaban un cigarro”.

Dentro, su paisaje era de cemento. Cuando salía al exterior, iba dentro del cubículo del furgón policial y solo podía ver la calle a través de unos pequeños agujeros: era un burka de metal, un burka mucho más grande que él mismo, que ni siquiera marcaba la forma de su cuerpo, de modo que nadie podía intuir, al mirar desde fuera, que ahí había un hombre.

Llegó un punto en que tampoco deseaba salir del aislamiento, se acostumbró a vivir en ese caparazón cerrado

“Cuando lo conocí, tenía los nervios destrozados, estaba desquiciado, devorado. Había perdido la capacidad de relacionarse. En estos módulos la disciplina es mucho más estricta. Lo sancionaban todo el tiempo, siempre había problemas, y le quitaban la hora de salida al patio. Un preso no necesita un abogado, necesita un bufete”.

“A José le costaba hablar—sigue Encina—, arrancar un pensamiento, construir frases; le molestaban las voces, los ruidos, la gente. Conmigo quería hablar siempre, pero no con otros; ya no podía relacionarse, enseguida le parecía que le estaban mirando mal”. Llegó un punto en que tampoco deseaba salir del aislamiento, se acostumbró a vivir en ese caparazón cerrado. Quizá acostumbrarse no sea la palabra: resignarse o, más bien, contraer una suerte de tetraplejia en el ánimo. En la celda, se entretenía dibujando o escribiendo, pero “como siempre estaba tenso, apretaba mucho y se le rompían las puntas de los lapiceros”.

La celda tenía dos puertas: una de rejas y otra opaca con mirilla. Por ahí le pasaban la maquinilla de afeitar que tenía que devolver en cuanto se rasurara. Allí escribía frases, dibujaba y leía, pero poco: perdía el hilo, le costaba concentrarse. Hacía flexiones. Escuchaba música.

Encina se licenció en Derecho a los 46 años y se sumó como voluntaria a una asociación. Allí, en esos días en que descubrió que la cárcel era un lugar que secaba la boca, conoció a José Ángel. Había ingresado en la penitenciaría con 21 años y empezó a sumar causas menores (el día en que murió, cumplía 40 años). Llegó a sumar unas 44 causas. La mayoría por delitos menores o quebrantamiento de condena. No obstante, la primera causa, la que lo llevó a prisión, no fue un asunto menor, sino un homicidio. “Toda la liada fue en un año. Tuvo problemas con su padre, se fue de casa y empezó a consumir mucha cocaína. El consumo masivo le provocó trastornos mentales, pero no estaban bien diagnosticados… Después de un fin de semana de fiesta en Bilbao, fueron a comprar cocaína y creyeron que el chico que les vendió les había engañado”. Él le pinchó en una pierna. La cuchillada cayó en mal lugar. La víctima se desangró.

Cuando entraron en contacto, Encina quiso ayudarle y él le pregunto: “¿Y me vas a ayudar teniendo una muerte en la espalda?”. Silvia cuenta que percibía un gran sentimiento de culpa: “Era un tema que le dolía mucho cuando hablaba”. Un día, después de nueve meses escribiéndose, José Ángel la llamó: “Yo te quiero y quiero que seas mi pareja. Te voy a llamar en cinco minutos y me contestas”. Ella le dijo que sí.

Silvia Encina hoy es miembro de Familias contra la Crueldad Carcelaria, un colectivo que teje redes de parientes de presos (sobre todo madres, esposas; mujeres) para ayudarse a sortear la miríada de barreras que rodea a los encarcelados. Lo capitanean cinco mujeres cuyos familiares murieron dentro de un penal. Sostienen que la prisión es un nido de penurias y vejaciones. Pelean por llevar casos de presuntos abusos a la justicia y por conseguir que las voces del naufragio germinen en alguna orilla. Apoyan a las familias de los presos que son en su mayoría pobres y de baja formación. Estos allegados deben afrontar una condena psicológica, además de la condena económica de no disponer de recursos para visitar a los suyos y recordarles que tras las alambradas hay quienes les esperan con unas ganas locas de mirarlos a los ojos. El calor: esa minucia tan crucial para la reinserción. La dispersión no afecta solo a los etarras, según una respuesta parlamentaria del Ejecutivo, un 28% tanto de hombres como de mujeres cumplen condena fuera de su lugar de procedencia. El Gobierno asegura que los movimientos responden a criterios organizacionales: dependiendo de las plazas disponibles para cada grado penitenciario. Valentín Aguilar, portavoz de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA), ve otros motivos. “La existencia de ETA ha generado no pocos problemas a la población reclusa en general. Los efectos nocivos se extendían a todos. Además de por motivos de organización, también se dispersa como medio de represión o castigo”. Hay, por dar un ejemplo, 95 residentes de Andalucía cumpliendo condena en Galicia. “Se reducen al mínimo las visitas, se pueden quedar años sin ver a la familia. Gente que tiene dificultades para comer no puede desplazarse de Córdoba a Asturias”, sintetiza Aguilar. El entorno de los presos de ETA lleva años organizándose para franquear estos obstáculos, pero el de los presos llamados comunes no. De hecho, la sociedad apenas conoce esta circunstancia.

Otra de esas historias de este colectivo es la de Luis Acedo, que pasó tres meses muriéndose de dolor en la cárcel de Picassent mientras le crecía la muerte en el costado izquierdo. Al salir, su hermana vio que los tumores se percibían con facilidad. El médico externo que lo examinó no acertó a comprender cómo pudo resistir un dolor semejante: tenía las entrañas devoradas. Nada que hacer. La familia denuncia que lo ignoraron en prisión; la querella criminal presentada contra el subdirector médico y el médico del módulo 25 fue admitida a trámite. Explica su hermana Noelia Acedo que uno de sus compañeros de condena, al recordar ante el juez los últimos días de Luis, se echó a llorar.

No hay recursos para la piedad

Pero antes de retratar el calvario de Luis, debemos contextualizar, describir por qué la cárcel no sirve para restaurar un daño causado a la sociedad y para reinsertar a ciudadanos como prevé la Constitución. “Los muros de la prisión tienen dos objetivos, que el preso no salga y que los de fuera no entremos a ver qué pasa”, sintetiza Jorge del Cura, portavoz de la Coordinadora para la Prevención de la Tortura.

Uno de los regímenes más destructores es el de aislamiento. La Coordinadora denunció en 2016 que bastan 10 días en este hoyo para que emerjan síntomas de angustia, depresión, roturas en la percepción, autolesiones e intentos de suicidio. Existen varios tipos de aislamiento. El sancionador contempla un máximo de 14 días, pero puede prorrogarse dos veces hasta alcanzar los 30 o 40. A veces, el preso sale unos cuantos días y luego se le vuelve a recluir. Del Cura explica otras modalidades: “El FIES consta de varias categorías: para funcionarios de Policía o Guardias Civiles, que se les mete para protegerles; para miembros de bandas organizadas; para sospechosos de pertenecer a banda armada; para quienes piden protección; y el de control directo, el más duro, donde permanecen personas peligrosas para la vida de otras personas”. Todos pasan más de 20 horas en sus celdas con dos o tres de patio. “El más duro es el FIES. Salen solos al patio, como mucho en compañía de otro preso FIES y, aunque no conste en ninguna orden, se les impide hablar entre ellos”, señala Del Cura.

La teoría dice que los aislamientos sancionadores se aplican a internos que se intentan fugar, que se pelean con otros presos o agreden a funcionarios. “Así es teóricamente —continúa Aguilar—, pero la realidad es que en un número muy elevado de veces, cuando una persona sufre malos tratos o tortura, recibe inmediatamente una denuncia por atentado o resistencia y va primero al aislamiento. Después, cuando sales, es muy fácil que te cambien de grado y si estabas en el segundo, pases a primer grado (con derecho a patio, pero sin salidas al exterior) o a FIES”, denuncia Del Cura. Si la riña ha ido más allá de un zarandeo, “te meten dos o tres días para que se te pasen las lesiones”.

Un portavoz de Acaip que prefiere no dar su nombre niega este proceder: “Desde luego, estas situaciones no son provocadas por el funcionario. El 100% de las agresiones siempre dan comienzo por enajenaciones violentas de internos; puede darse un caso al contrario o dos, pero serían excepcionales. Y como ocurre en la vida civil, el funcionario tiene derecho a denunciar”.

Cuenta Del Cura y lo aseveran también las familias de Acedo y Serrano que los presos no denuncian por miedo a represalias. El aislamiento es el extremo final y el punto de pivotaje de un ecosistema de castigos sutiles. Dentro de prisión, los internos prefieren lamerse las heridas y las penas en silencio para no perder cosas pequeñas y efímeras. “No denuncian por miedo a perder una visita de la novia o de un familiar, por miedo a quedarse sin permiso de salida, por miedo a que lo cambien de destino o a que le quiten el trabajo”. El trabajo: las pocas horas en las que ejecutan una tarea simple y repetitiva y consiguen por sí mismos un poco de dinero. Poder comprar tabaco, poder dar activamente unas monedas y decidir por qué cosa quieren cambiarlas es un pequeño resquicio de independencia. Una ilusión necesaria. “Los que se atreven a denunciar son quienes acumulan ya un historial duro o quienes acaban de llegar y son muy ingenuos”, opina Del Cura.

Estado de excepción sanitario

Nadie se reinserta con muros de ocho metros y concertinas de dos metros más arriba

Todo confluye dentro de prisión para configurar un microcosmos irrespirable e irreconciliable con sus propios fines. El mismo portavoz de Acaip expresa su escepticismo: “Nadie se reinserta con muros de ocho metros y concertinas de dos metros más arriba. Es posible que lleguen al convencimiento de que no se puede reincidir porque el castigo es demasiado duro, pero la reinserción es otra cosa”.

Una de las causas principales es la alta prevalencia de enfermedades mentales entre los internos. Solo en Cataluña, el 54,3% de los internos sufre un trastorno mental. “Las cárceles se han convertido en una especie de psiquiátricos para los que no tenemos facultativos especializados. Son perfiles delictivos que no conocíamos. Si una persona presenta patología dual [trastorno mental más adicción], incrementa las situaciones de enajenación mental”, explica el portavoz de Acaip. La tensión, el estrés, la quemazón se ceba diariamente, también a causa de la falta de personal (“en algunos centros hay dos funcionarios para un módulo de 150 o 180 presos”).

También escasea el personal médico. “Hay un deterioro de la atención sanitaria y estamos haciendo una dejación de nuestras responsabilidades de vigilancia de la salud. Algunos centros tienen un médico y medio para atender a más de 300 personas. Y la administración no sabe cómo paliar este problema. Pero no toda la culpa es suya, la gente no quiere: si sacan una oferta de empleo público para 30 plazas, se presentan 11 candidatos y además exigen ejercer en su lugar de residencia. Pero el Estado tiene la obligación política de subsanarlo, debe transferir a las Comunidades Autónomas las competencias”, argumentan desde Acaip.

La medicina de la cárcel pertenece al ministerio del Interior, no a la Sanidad de cada Comunidad Autónoma. Desde APDHA, Valentín Aguilar advierte del peligro: “El médico depende de una institución que se dedica al control y a la seguridad y que prima el cumplimiento de las normas regimentales por encima del tratamiento; se siguen criterios distintos a los sanitarios”.

La escasez de personal convierte los tratamientos médicos en bombas de relojería. A los pacientes psiquiátricos se les da de golpe toda su medicación cuando llega el fin de semana. “Hasta 45 pastillas puede tener que administrarse un individuo de jueves a lunes, se las dan en un sobrecito marrón y tiene de dosificárselas él mismo”, critican desde Acaip. “Hay posibilidad de suicidio, incluso de tráfico con medicamentos”, lamenta Aguilar. Debería desarrollarse un control diario de esta medicación, una revisión de los tratamientos cada cierto tiempo, una atención personalizada… Pero no hay quien desempeñe esas tareas.

También se pierden citas médicas externas con especialistas por falta de policías. De las citas que no se realizaron a lo largo de 2015, un 34% se perdieron por falta de fuerza custodia. A veces, el problema es la dispersión: “Hay internos que tienen una operación pendiente y cuando se acerca la fecha los trasladan”, apunta Aguilar.

Ese desbarajuste de la medicina intramuros mató a Luis Acedo de una forma inimaginable.

Lo confundieron con un yonki

Luis permaneció en prisión casi tres años. Le quedaba un mes de condena cuando le dieron la libertad para morir. Entró en prisión por una paliza. Cuenta su hermana Noelia Acedo (jardinera y, ahora, activista), que un día vio cómo dos personas apuñalaban a su hermano pequeño, fue hacia ellos y los mandó al hospital. Cuando el cáncer le mordió las entrañas ya había pagado esa agresión: estaba cumpliendo otras causas que, por sí mismas, no le habrían empujado al fondo de una celda. “La mayoría eran por robar chatarra. Tenía un hijo chiquitico y se dedicaba a robar por los descampados de las obras. Al final, era por pobreza. Si hubiera tenido un trabajo no lo habría hecho”, relata Acedo. Él habitaba en el módulo 25 de la prisión valenciana de Picassent. Allí esperaba la libertad, trabajando hasta que se quedó sin fuerzas.

Un día notó un dolor en el costado izquierdo. Fue al doctor y le recetaron pastillas. El dolor creció, volvió al médico y le dieron más pastillas. Aquella brasa interna, sospechosa e innombrable ardía cada vez más fuerte y más ancha. Cada semana, Luis acudía al médico. Algo malo le pasaba, se estaba muriendo, no sabía de qué, pero se estaba muriendo. Perdió más de 20 kilos. Mandó dos instancias, dos súplicas a lápiz y con mala ortografía, al subdirector médico de la prisión. En la primera, describía el dolor que arrastraba desde hacía dos meses y señalaba que el médico no le había hecho ninguna prueba. En la segunda, repetía que su médico no hacía más que recetarle pastillas, que había perdido 10 kilos y suplicaba: “Por favor, yo le pido ayuda antes de que me pase algo grabe que luego no tenga remedio”.

“Tenía que seguir haciendo vida de preso, no podía quedarse en la cama y no bajar a desayunar. Llegó un momento en que los compañeros tenían que ayudarle a moverse. Allí lo vio todo el mundo tirado en el patio durante meses. La gente ya no pasaba por su lado, se apartaba porque daba cosa verle. Y la seguridad empezó a tratarlo como tratan a los yonkis. Creyeron que se había enganchado al verlo tan delgado. Si llegaron a esa conclusión, también tenían que haber hecho algo”, dice Acedo. Aplicados a la medicina, los prejuicios son mortales, funcionan como balas lentas.

Luis no quería que nadie presionara desde fuera, tenía miedo; pero un día no pudo más y telefoneó a casa: “Mi hermano, al final, nos llamó diciendo me muero, me muero, y nosotros llamamos al centro y nos dijeron que no sabían nada de las instancias”. Entonces sí lo trasladaron al hospital. El oncólogo se encontró un cáncer de páncreas con metástasis en fase cuatro. Solo podían paliar el dolor. El médico, impresionado, dijo aquello que se grabó en la mente de Noelia: que no se imaginaba cómo había podido soportar el dolor sin una pastilla de morfina. Eso es lo que más le entristece a ella, la certeza de la condena del cuerpo dentro de la condena de la cárcel. Eso, y también saber que, en verdad, hubo momentos en que Luis casi no pudo aguantarlo. Había intentado suicidarse dos veces. Esa fue la medida del calvario.

Fuente: http://ctxt.es/es/20180516/Politica...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Cospedal, la ministra de Defensa que batió récords de venta de armas mientras hablaba de Rusia

fai 15 horas 1 min

Carlos del Castillo

La ex ministra de Defensa María Dolores de Cospedal ha confirmado este martes su candidatura a ser la siguiente presidenta del PP. Tras toda una carrera saltando entre diferentes administraciones públicas, las credenciales más inmediatas que puede presentar la también ex presidenta de la Junta de Castilla y León es haber llevado al éxito total la política de su partido en este Ministerio: multiplicar las exportaciones de armas mientras desviaba el foco de atención hacia cualquier otra cosa. Incluso aunque tuviera que hablar de una supuesta injerencia rusa en España para ello.

Pese a que no ha ocupado portadas, Cospedal batió el récord de venta de armas al exterior en sus dos años al frente de Defensa. En 2017, su único ejercicio completo tras hacerse cargo de la cartera en noviembre de 2016, España exportó armamento por valor de 4.346 millones de euros. Supuso un 7,3% más que el año anterior, cuando también se superó la cifra máxima de ventas hasta el momento en un 8,9%.

Como refleja el informe de la Secretaria de Estado de Comercio, hasta 270 de esos millones llegaron desde Arabia Saudí. 90 de ellos correspondían a munición. Esto supuso un incremento del 133% respecto al año anterior y convirtió a la monarquía absolutista wahabita en la principal receptora de armas españolas fuera de la OTAN.

Cospedal permitió que las ventas a Arabia Saudí se multiplicaran pese a que el Parlamento Europeo instó en febrero de 2016 a los miembros de la UE a detener inmediatamente el comercio de armamento con este país debido a la catástrofe humanitaria que ha desatado en Yemen y el riesgo de que ese material terminara en manos de grupos terroristas de la zona.

La ex ministra de Defensa no solo no paró las ventas que España tenía comprometidas de años anteriores, sino que bajó su mandato se autorizaron más exportaciones al país que con cualquier otro ministro. Solo en 2017 el Gobierno autorizó 27 ventas al país, que se realizarán en los próximos años. Casi tantas como las que se aprobaron en 2015 (18) y 2016 (10) sumadas.
Riad intercepta un misil disparado desde el Yemen, pero mantiene la tregua

La política de exportación de armas española de los últimos años no solo choca con la cuestión ética de la venta de armamento a un estado que no respeta los derechos humanos de sus ciudadanos y que ha violado repetidamente el derecho internacional en sus bombardeos en Yemen. También contraviene la legislación española, que no permite la venta de armas a países en conflicto abierto.

La excusa tradicional del Gobierno en este sentido es que el órgano encargado de valorar las solicitudes de exportación las rechaza siempre que entrañan riesgo de no respetar la ley. Sin embargo, como confirmó el equipo ministerial de Cospedal a este medio, no existe "ni nunca ha existido en España" un protocolo para supervisar dónde acaban esas armas cuando atraviesan las fronteras. En la práctica, esto supone que el Gobierno se fía de lo que países como Arabia Saudí dicen que van a a hacer con el material.

Perfil diferente a Morenés, misma política

Cospedal llegó a Defensa para sacar al Ministerio de las sombras. Pedro Morenés, su antecesor, fue uno de los ministros más desconocidos desde la restauración de la democracia. En 2013, hasta un 63% de los españoles dijo no saber quién era Morenés, y si se sumaban los que no le conocían lo suficiente como para puntuar su labor, el resultado era que tres de cada cuatro ciudadanos no podían valorar a su ministro de Defensa.

Como tecnócrata del armamento, Morenés convirtió a España en la séptima exportadora de armas mundial, solo por detrás de los grandes productores internacionales (EEUU, Rusia y China) y las potencias europeas (Alemania, Reino Unido y Francia). Lo consiguió facilitando que la industria recibiera dinero público para desarrollar nuevo armamento. No era un habitual de los medios y la tribuna parlamentaria tampoco era uno de sus fuertes.

Cospedal dio giro radical a esa situación aunque, como demuestran los datos, la política en Defensa no ha cambiado un ápice. Comenzó su etapa en el Ministerio pidiendo perdón a las víctimas del Yak-42 y nunca rehusó un debate parlamentario. La terminó anunciando una inversión de 10.500 millones de euros en armas para las Fuerzas Armadas.

Cospedal también quiso hacer valer su posición al frente de Defensa en la crisis catalana, y mientras Morenés descartó una intervención del Ejército y rehusó cualquier protagonismo en torno a esta cuestión, Cospedal defendió que los militares estaban "preparados para defender la integridad territorial ante cualquier eventualidad".

En este sentido, Cospedal impulsó la teoría de la injerencia rusa en Catalunya como una vía para tratar el debate soberanista en las redes como un problema de seguridad nacional. Además de por la UE y sus expertos, esta aspiración era cuestionada desde dentro del Ejecutivo: la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría se manifestó en contra de que las noticias falsas se trataran en el ámbito de Defensa e indicó que la solución era la "alfabetización digital" de los ciudadanos.

Su relación con las asociaciones militares, rota

Pese a que las asociaciones militares recibieron con agrado el cambio a un jefe político con un perfil más cercano que el de un Morenés que delegaba cualquier cuestión relativa al personal en su subsecretario de Estado, tampoco han lamentado la salida de Cospedal del Ministerio.

Cospedal presidió en dos años más reuniones del Consejo de Personal (órgano donde las asociaciones militares se reúnen con los altos mandos de personal del Ministerio) que su antecesor en cinco. Sin embargo, eso no fue sinónimo de que escuchara más atentamente sus reclamaciones. Cuatro de las cinco asociaciones con representación en el Consejo terminaron plantando a la ministra en su última reunión, en protesta por la salida adelante de un plan laboral en cuya redacción no se las permitió participar.

Cospedal aprobó ese plan su último día al frente del Ministerio, mientras el Congreso debatía la moción de censura contra Mariano Rajoy. Dejó a su sucesora, Margarita Robles, el regalo de lidiar con las quejas de los militares. También el de atender la PNL en la que el Congreso pidió al Gobierno paralizar los despidos de aquellos soldados y marineros de 45 años hasta la resolución de los trabajos de la subcomisión que estudia su caso y que la conservadora ignoró durante meses.

El Diario

Categorías: Tortuga Antimilitar

El Grup Antimilitarista Tortuga objeto de una campaña de calumnias y difamaciones

21 June, 2018 - 16:53

Las personas que integramos el Grup Antimilitarista Tortuga, con mucho pesar, nos vemos obligadas a escribir y difundir este comunicado para salir al paso de la campaña de insultos, calumnias y difamaciones que ciertas personas están dirigiendo contra nuestro colectivo en internet.

La campaña está protagonizada por personas a quienes creemos conocer muy bien por haber sido compañeros de lucha durante muchos años. A pesar de que dichas personas se descubren ellas solas al exponer ciertos datos internos del pasado compartido, se esconden públicamente detrás de seudónimos, perfiles falsos e incluso suplantaciones de personalidad para desarrollar sus ataques. Por no poder relacionar con certeza y sin lugar a ninguna duda cada nombre propio con su acción corresponiente preferimos no señalar sus identidades.

Llevamos varios meses padeciendo el ataque en los foros públicos de nuestra página web http://www.grupotortuga.com/ en forma de comentarios agresivos, descalificatorios e incluso insultantes. Como anéctoda señalar que en una ocasión han llegado a suplantar la identidad de un conocido articulista (llegando a imitar su dirección mail) para poder emitir un infantil insulto: http://www.grupotortuga.com/Acampad...

También ha sido atacada la página web oficiosa de Tortuga en Facebook https://www.facebook.com/groups/191... en la cual dichas personas han creado varios perfiles falsos desde los que se han dedicado a enlazar un perfil, también falso que, usurpando la identidad de la página web Insumissia http://antimilitaristas.org/ ,insulta gravemente a varios conocidos antimilitaristas, con especial fijación hacia los integrantes del Grup Tortuga: https://www.facebook.com/notes/insu...

Estas cosas que relatamos, entre otras que podríamos añadir, a las cuales el Grup Tortuga -a nivel colectivo y de sus integrantes- no ha respondido en forma alguna, no rebasarían el terreno de la anécdota, el mal gusto y la evidencia de lo mucho que ciertas personas se aburren en sus vidas de no ser por un suceso reciente que nos resulta de la máxima gravedad. El pasado 8 de mayo el periódico “El Salto”, en un artículo titulado “El presupuesto oculto de Defensa: 32.000 millones para gasto militar y control social en 2018” https://www.elsaltodiario.com/gasto... , se hacía eco del informe que sobre el mismo tema había hecho público el Grup Antimilitarista Tortuga poco antes. El foro público de dicho artículo fue empleado por las personas de que hablamos para emprender un sorprendente, por el nivel de inquina y deseo de causar daño, ataque contra Tortuga. Simulando una conversación entre un gran número de usuarios anónimos (lo cierto es que no parece haber más de dos personas empleando diferentes firmas), deslizan toda una catarata de descalificaciones y acusaciones difamatorias contra nuestro colectivo, empezando por criticar el propio informe sobre el gasto militar del que se habla en el artículo. Entre varias afirmaciones, del todo gratuitas, gravemente descalificatorias contra Tortuga, se empeñan en vincular nuestro colectivo con una determinada ideología. Ideología que, y ellos lo saben bien, Tortuga no tiene. Para ello recurren a la ruín estrategia de escoger de entre los casi 30.000 artículos de la web de Tortuga un par de ellos que se relacionan con la ideología que pretenden atribuirnos. La página web de Tortuga está concebida como un lugar de encuentro y debate en el que es habitual dar cabida a todo tipo de discursos y perspectivas a fin de que las personas usuarias puedan conocer y contrastar las diferentes posturas existentes sobre cada cuestión. Sobre el tema referido hay archivadas en la web cerca de 400 entradas. Cualquiera puede darse una vuelta por el archivo: http://www.grupotortuga.com/+-Confl... y darse cuenta de cual es la línea editoral de Tortuga sobre este tema, y que los dos o tres artículos que se utilizan para difamarnos han sido espigados entre una abrumadora mayoría de contenidos en sentido contrario, con toda la intención del mundo, a fin de realizar una grosera manipulación.

Satisfechos, al parecer, con su hazaña, no han dudado en repetir la maniobra en este otro artículo de El Salto publicado el pasado 17 de junio: https://www.elsaltodiario.com/machi... En esta segunda ocasión acompañan su acción con la publicación de algún que otro post en nuestra web, alguno de ellos -todo apunta a que es así- colocado como un ataque de falsa bandera en el que se pretende que el comentario en cuestión -machista e irrespetuoso- vea la luz “firmado” por una de las personas integrantes de Tortuga.

Queremos decir que nos sorprende y entristece profundamente ser objeto de esta campaña de odio y desprestigio por parte de personas a quienes considerábamos amigas. Personas que, nos parece, no han sabido comprender la legitimidad de la discrepancia (nuestra interpretación diferente -que no opuesta- a la que estas personas mantienen con respecto a ciertos escenarios bélicos parece encontrarse en el origen de la animadversión y de sus ulteriores acciones). Personas que, a pesar de predicar la noviolencia, la resolución pacífica de los conflictos y erigirse en defensores de las víctimas de las guerras, han rechazado todas nuestras propuestas de sentarnos a dirimir dialogadamente las diferencias que pudiéramos tener, optando -como puede comprobarse- por la agresión desde el -no muy valiente ni honesto- anonimato.

Desde el Grup Antimilitarista Tortuga rogamos a quien pueda leer este escrito que, antes de dar credibilidad a las falsas acusaciones que estos agentes están sembrando en internet, hagan el esfuerzo de contrastarlas con nuestra propia versión.

Asimismo solicitamos a estos ¿amigos? agresores que cesen en su actitud. Tortuga no desea, y le duele, este absurdo conflicto. Nuestra mano sigue tendida.

Grup Antimilitarista Tortuga.

Categorías: Tortuga Antimilitar

El barco Aquarius y cinco muestras de la militarización del saqueo de África

21 June, 2018 - 00:00

Es falso que los inmigrantes vienen a Europa por razones económicas. Más del 80 % huyen de guerras. Sus parientes han sido asesinados y sus hogares destruidos. Así concluye un estudio realizado por la Universidad de Middlesex de Londres en 2015. Cierto. Es Asia el continente con más hambrientos del mundo, e India, con su capitalismo más “intocable”, cuenta con 200 millones de almas y cuerpos en la pobreza absoluta. Pero no se ven avalanchas de indios llegando al primer mundo en pateras.

Sólo una guerra (o sea, la muerte casi segura y violenta) es capaz de forzar a millones de familias a cruzar mares, montañas y desiertos, arriesgando la vida. Las cerca de 56 millones de personas que desde 1991 (el fin de la URSS) hasta hoy han tenido que abandonar su hogar en Oriente Próximo y África por las guerras de conquista encabezadas por EEUU no han elegido su destino, ya que no tienen control sobre ello: dependen de quienes los llevan y las tierras que les acogen.

El “caos creativo” para inventar una África a la medida

La misma procedencia de las 630 personas que subieron al Aquarius muestra el nexo directo de la actual migración con el nuevo saqueo militarizado de África llevado a cabo por la OTAN. Las economías occidentales en recesión necesitan recursos naturales baratos, y también nuevos mercados: “Proteger el acceso a los hidrocarburos y otros recursos estratégicos que África tiene en abundancia y garantizar que ningún otro tercero interesado como China, India, Japón o Rusia, obtenga monopolios o trato preferencial” es uno de los objetivos de la militarización de África, confiesa el director del Centro del Concejo Atlántico para África en Washington, Peter Pham. Mientras, la marca del “terrorismo islámico” de la CIA abre sucursales por el mundo como si fueran McDonald's, alimentando a las compañías de armas y de recursos naturales. Bajo el pretexto de la “lucha contra el terrorismo”, “estabilizar la región”, “misión humanitaria “ o “mantenimiento de la paz”, el Comando de África de los EEUU (AFRICOM) ya ha instalado unas 50 bases militares por todo el continente, mientras aplasta los movimientos progresistas y anticapitalistas, apuntalando a los regímenes corruptos y dictatoriales que dirigen las formas más salvajes de gobernar una nación.

Caso Libia

Decenas de miles de ciudadanos de Mali, Sudán, Chad y del resto de África se dirigen a Libia para huir de guerras o en busca de trabajo, pero desconocen que aquel país próspero hoy es el centro mundial de la esclavitud, de la tortura y la violación. Antes de que en 2011 la OTAN planeara derrocar a Gadafi y ocupar Libia, unos dos millones de inmigrantes trabajaban en este país de 5 millones de habitantes, la primera reserva del petroleó de África. Ahora, además de los libios que huyen del país hacia Europa, también lo hacen aquellos inmigrantes si consiguen salir de aquel infierno.

Caso Nigeria

En el séptimo exportador mundial de petróleo, EEUU con la farsa de “salvar a las niñas secuestradas” vía militar, intenta instalar la sede de Africom, hoy en Alemania. Fue en Nigeria donde la petrolera angloholandesa Shell fue acusada de “complicidad en asesinato, violación y tortura” de los nigerianos cometidos por el ejército en la región petrolera de Ogoniland en la década de 1990. Las protestas para expulsar a Shell de Nigeria por el desastre ecológico que creó en la región y obligó a desplazarse a comunidades enteras, condujo a la petrolera a crear una unidad secreta de espionaje, que pasaba información sobre los molestos activistas a la agencia de seguridad nigeriana, a la vez que pedía al presidente-general Sani Abacha “resolver el problema”. Y él lo hizo: ahorcó a 9 líderes ecologistas, mató a más de 1.000 manifestantes y destruyó unas 30.000 viviendas en la aplicación de la política “tierra quemada”. Así, Shell podía llevarse un millón de barriles de petróleo al día con tranquilidad.

Las compañías occidentales que buscan el uranio, el oro, platino, diamante, cobre, tierras raras, coltán, petróleo, gas, o carbón de África, establecen un control sobre sus gobiernos de África mediante inversiones, préstamos, “ayudas al desarrollo” y el tráfico de influencia. No hay nada nuevo: simplemente estamos ante la actualización de la Conferencia de Berlín de 1884, que repartió África entre las potencias y de paso teorizó los lazos entre el colonialismo y el racismo (sistematizado por los británicos en el “apartheid”). Luego asesinaron a los líderes de los movimientos progresistas como Patrice Lumumba, Amílcar Cabral, Eduardo Mondlane, Samora Machel, Felix Moumie o Chris Hani, apoyando a las dictaduras más impresentables del mundo. Más adelante, creaban monstruos como Bin Laden pero llamaban “terrorista” a Nelson Mandela.

Caso Sudán

El mismo año de la destrucción de Libia, EEUU dividió al que fue el Estado más extenso de África: unas 50.000 personas (incluidos niños y niñas) fueron torturadas y asesinadas por los señores de la guerra que luego ocuparon el poder; otros dos millones de personas huyeron, ocultos en los islotes de los pantanos del Nilo, comiendo hierbas silvestres y buscando refugio en Etiopía o Uganda. Miles de niñas y mujeres han sido violadas una y otra vez, incluso en el campo de refugiados de Juba, la Capital de Sudan del Sur. Hoy la hambruna afecta a 4,6 millones de personas. La CIA ha vuelto a fabricar “rebeldes” armados para desestabilizar el país, ya que los líderes que impuso han convertido a Sudán del Sur en el único país de África con contratos de petróleo con China.

Caso Níger

Los ciudadanos de este país se enteraron de la existencia de una base militar de EEUU (ilegal por prohibición constitucional) sólo cuando cuatro de ellos murieron en una emboscada el mes pasado. El dictador Mamadu Issoufou fue el director de Somaïr, la compañía de minas de uranio del país pero bajo control de la compañía francesa Areva. Una quinta parte del uranio que alimenta la red eléctrica francesa proviene de Níger que es, paradójicamente (o no) el penúltimo país más pobre del mundo. Las empresas occidentales van a por su oro, uranio y petróleo. Issoufou es como el presidente turco Tayyeb Erdogan: ha cobrado ingentes millones de euros a la UE para retener a los inmigrantes.

Federica Mogherini, la comisaria de exteriores de la UE, viajó a Níger en 2015 expresamente para apoyar la llamada “Ley 36” del país, que prohíbe a los extranjeros viajar al norte de Agadez, la región donde EUU ha construido un megabase de drones de 6 kilómetros cuadrados por 110 millones de dólares, para desde allí controlar Mali, Argelia, Libia y Chad. Esta ley ha convertido el desierto en un gran cementerio para los migrantes africanos: en junio de 2017 unos 50 jóvenes, abandonados por los traficantes, murieron de sed en el desierto de Niger cuando iban a Libia. No es casualidad que la sede de la Organización Internacional para las Migraciones, financiada por la UE, esté en este país.

Caso Mali

Aquí la esperanza de vida es de 48 años y sus minas de oro están bajo el control del gigante británico Gold Fields. Tras destruir Libia, la OTAN miró a Mali: organizó un golpe de Estado en 2012 que derrocó al presidente Toumani Touré para sustituirlo por el capitán Amadou Sanogo, entrenado en EEUU. Luego, mandó a las corporaciones como URS y AECOM, (contratistas del Pentágono) construir nuevos complejos militares, para que la Fuerza de Reacción Rápida de EEUU en el Sahel amplíe su control sobre la región.

No esperen comprensión, solidaridad, piedad, ni caridad de las compañías de armas ni de las que buscan maximizar sus beneficios. Lean algo sobre el secuestro y la tortura de los niños para ser explotados en las minas de coltán de Congo y conocerán la verdadera naturaleza dichas compañías del “primer mundo”. ¿Y luego quieren que estas personas no huyan de sus tierras?

Fuente: http://blogs.publico.es/puntoysegui...

Categorías: Tortuga Antimilitar

El curioso caso de la Justicia Militar en España

21 June, 2018 - 00:00

¿Es posible que alguien introduzca 127 kilos de cocaína en un barco de guerra y nunca se sepa quién o quienes han sido las personas responsables? En el caso del "Juan Sebastián Elcano", el buque-escuela de la Armada española, si. Hace apenas cinco días la justicia militar ha dictaminado que, textualmente, "la falta de vigiliancia" y el descontrol a bordo ha hecho imposible identificar a los culpables. Es más: lejos de deducirse responsabilidades profesionales el ministerio de Defensa ha ascendido al máximo responsable de la nave en el momento del delito, que ha pasado de ser capitán de navío a vicealmirante responsable del Arsenal de Cádiz ni más ni menos. Y aquí no ha pasado nada.

El del "Juan Sebastián Elcano" podría parecer un caso excepcional (y en cierta forma lo es por su espectacularidad), pero no es así. Solo hay que darse una vuelta por la hemeroteca para constatar una larga serie de casos de corrupción que terminan todos de la misma manera: con penas bajísimas y la continuidad en el ejército de sus responsables que, por supuesto, nunca pisan la cárcel. Echemos mano de la hemeroteca y seleccionemos unos cuantos antes de continuar:

1) Saqueo de un colegio mayor dependiente de Defensa. Los imputados, un subteniente, un comandante y el coronel director, desviaron fondos para su uso personal (incluyendo la compra de ron reserva, habanos o caviar). El Tribunal Supremo condenó a los dos oficiales de alta graduación a una pena inferior a tres años, por lo que mantuvieron su empleo y no entraron en la cárcel. El subteniente, jefe de cocina, si entró en prisión.

2) Mudanzas falsas a costa del erario público. Ochenta pilotos del Ejército del Aire presentaron facturas falsas para cobrar la indemnización por mudanzas inexistentes. La Fiscalía Militar les ofreció un pacto extraordinariamente generoso: tres meses de cárcel, conservando el empleo, para cada uno. El cerebro de la trama, nueve meses de cárcel. Todos conservan la carrera y, por supuesto, no pisan la cárcel.

3) Corrupción en el Hospital Militar Gómez-Ulla: cuatro mandos (un coronel, dos tenientes coroneles y un teniente) son condenados a un máximo de tres años de cárcel -mantienen su empleo y siguen en las Fuerzas Armadas- por crear una trama que adjudicaba concesiones a cambio de pagos en metálico y prostitutas. La sentencia está tan mal motivada que el Supremo le ha dado un inusual revolcón, exigiendo que se rehaga.

4) Operación KPanda: dos tenientes coroneles, que montaron una trama de corrupción con trece empresas de las que recibían dinero y regalos a cambio de adjudicaciones, son condenados a dos años de prisión. Mantienen su empleo y siguen en las Fuerzas Armadas.

5) Asesorías a cambio de Audis y Mercedes: Dos tenientes coroneles, condenados por "asesorar" a empresas a las que adjudicaban contratos. Estas, a cambio, les "compensaban" con automóviles de lujo y otros regalos. La pena: dos años de cárcel. Mantienen el empleo y siguen en las Fuerzas Armadas.

No sigo por no aburrir, pero hay bastantes más procesos con las mismas características y un resultado idéntico: la aparente incapacidad de los tribunales militares para aplicar penas que conlleven la separación del servicio. ¿Por qué ocurre esto? Tal vez la respuesta esté en esta noticia de 2017: el Tribunal Militar Central ordena a los juzgados militares que subordinen su labor a la jerarquía de mando, avisando a los oficiales sospechosos de que están siendo investigados (el escándalo fue de tal calibre que el Consejo General del Poder Judicial revocó dicha orden unos meses después).

El problema se llama corporativismo. Dentro de la cultura institucional del ejército español, un oficial de alta graduación -con honrosas excepciones- jamás va a expulsar a un compañero de armas. Aplicarán sistemáticamente la interpretación más benévola; investigarán con el menor entusiasmo posible y se resistirán como gatos panza arriba a cualquier injerencia externa que intente delimitar responsabilidades (No es una exageración: cuando sale un juez militar que quiere hacer bien su trabajo, se encuentra con la oposición de la Fiscalía, de sus compañeros, de la jerarquía y del propio Ministerio. El ejemplo más sangrante es el accidente de este F-5 en 2012, saldado con un muerto, un herido muy grave y una serie de obstaculizaciones dignas de una novela negra).

Vamos terminando. La corrupción ha sido -y es- algo sistémico en nuestra estructura militar. Prácticamente todas las unidades tienen sus fondillos o "cajas B" para aumentar su capacidad de hacer frente a pagos diversos (ejemplo 1 y ejemplo 2). Ha sido relativamente normal que los jefes y oficiales al mando usen dinero público para hacer según qué cosas a nivel doméstico. Es algo que viene de lejos: en 1923 Arturo Barea dejó un magnífico relato de ello en "La Chispa", la segunda parte de su autobiografía "La forja de un rebelde" -un libro que merece la pena ser leído-. Barea, destinado en la Intendencia Militar de Melilla justamente después del desastre de Annual, narra un panorama de saqueo institucionalizado en el que todo el mundo robaba, desde el coronel jefe hasta el último ordenanza.

Esta corrupción normalizada requiere de una sola cosa para perdurar: impunidad. Y esa impunidad lo proporciona un sistema de justicia militar que no tiene justificación posible en el siglo XXI: todos estaremos de acuerdo en que policías, bomberos, pilotos de aerolínea o médicos tienen trabajos que exigen una enorme responsabilidad. A nadie se le ocurriría crear un sistema de justicia paralelo, con jueces de Iberia o de Neurocirugía, paralelo a la Justicia normal, con sus reglas y su autonomía.

Por último, que nadie piense que la Justicia Militar es siempre condescendiente y generosa. No. Cuando el juzgado es un militar de baja graduación, entonces si que pide la expulsión, como en este caso en el que un cabo criticó a Rajoy en Facebook. Es interesante compararlo con este otro: un coronel ultraderechista que fue exonerado por falta grave y al que dieron la leve por prescrita y que había hecho declaraciones mucho más preocupantes.

En resumen: tendremos unas fuerzas armadas totalmente normalizadas y equiparables a las de nuestro entorno cuando estén sujetas plenamente al imperio de la Ley. Y eso, forzosamente, implica cerrar la Justicia Militar.

Fuente: https://www.meneame.net/story/curio...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Alí

21 June, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

El momento es ahora: Únete a los #10PuntosSinMordaza y ¡actúa!

20 June, 2018 - 00:00

Buenos días compañeras/os

El 1 de julio de 2018 se cumplen tres años de la entrada en vigor de la Ley Mordaza (Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana), tres años en los que hemos vivido un preocupante incremento de vulneraciones de nuestros derechos fundamentales y de nuestras libertades. Asi que, es el momento de exigir que nuestra opinión sea valorada y las demandas de la sociedad civil sean atendidas. Es el momento de que nos unamos aquellas personas que luchamos por derechos básicos y que sufrimos la represión de una ley injusta, aquellas que conocemos las consecuencias de dicha ley y que hemos estudiado la manera de hacer que desaparezcan sus injusticias.

Te invitamos a que te adhieras a estos 10 puntos básicos. Cuantas más voces exijan que las Leyes Mordaza desaparezcan, cuantas más seamos en esta lucha por los derechos, más posibilidades tendremos de lograrlo. Porque debemos defender nuestros derechos y nuestras libertades. Porque necesitamos ser muchas personas y estar muy unidas para conseguir que caiga esta ley. Porque nos encontramos ante una situación única. Porque es el momento.

Aquí os pasamos el link al artículo de nuestra WEB y el link a la adhesión:

https://nosomosdelito.net/article/2...

Categorías: Tortuga Antimilitar

La herencia de la esclavitud

20 June, 2018 - 00:00

Todo lo que necesitas es amor

El mundo echo por el amor heteropatriarcal. El amor es lo más importante. No tenes dinero, no tenes trabajo, no importa. Porque el amor de una familia heteropatriarcal te va a sacar adelante, y va a hacer que todas tus penas y malicias se terminen. Aumentará tu pobreza y la de todo un pueblo pero lo importante es que halla amor. No importa si no tenes los recursos necesarios para criar a una familia. Lo que importa es reproducir esclavxs, pobres, ignorantes. Lo importante es casarse y traer hijxs al mundo para que sean explotadxs en el sistema perverso. El plan es seguir reproduciendo las generaciones de trabajadores-esclavxs (tus viejxs son esclavxs, tu eres un esclavo y tus hijos serán esclavxs). La herencia de la esclavitud.

"No hay vida sin amor".

En las películas, en las telenovelas y en la música lo que valoran siempre es el amor heteropatriarcal (hombre y mujer); le dan un valor sobrevalorado, y en sus "finales felices" terminan en familias heteropatriarcales (padre, madre e hijxs). En las telenovelas siempre abunda la promiscuidad y el amor es fundamental para la supervivencia. Las mujeres son débiles y sirvientes, el hombre es rudo y fuerte, es el salvador de la princesa. Siempre hay engaños de parejas. A veces varían un par de cosas pero en sí es el mismo formato.

Dueños de lo bello y lo feo

Los formatos de belleza también son impuesto por los medios. Al poner unas personas como protagonistas siempre con un estereotipo marcado. Dónde son personas perfectas en sentido de ética. Todo lo que hacen ellxs está bien. Y estás personas siempre se parecen o son de la raza blanca. Con esto quiero decir que también imponen una raza de como deberían ser las personas con ética perfecta. La raza blanca. En estas telenovelas no vemos aborígenes, negros y/o asiáticos, si aparecen, son para hacer papeles cómicos. Las relaciones homosexuales entran en este parámetro de amor por que no pueden reproducir hijxs. Los papeles que representan los homosexuales en estos formatos son ridiculizadxs, son burladxs. Son personajes, más bien, cómicos. Es decir, que el mensaje que quieren dar, es el "si no sos como nuestros estereotipos de amor heteropatriarcal seras burladx y no aceptadx socialmente". Nos dicen que rechazar.

Calientan nuestros sexos, enfrían nuestras mentes

Nos lavan el cerebro con el amor y aumentan nuestra sexualidad. Nuestras relaciones sexuales son influenciadas por los medios. La pornografía, es otra imponencia cultural. Donde también muestran misoginia. Muestran como debemos ser en nuestras camas. Las mujeres son maltratadas y humilladas. Y los hombres son machistas y se prioriza el placer del hombre ante que la mujer.

Superpoblación es sinónimo de pobreza

No es casual que las personas pueblen le mayor parte del territorio del planeta, entre ellxs, la mayoría pobres y esclavxs. No es casual, que china, un país superpobladisimo, los productos producidos en ese país son los mas baratos que al resto del mundo. Una de las razones es, la mano de obra barata. Los trabajadores de ese país son expuestos a condiciones de trabajos muy pésimos y muy mal pago, y los derechos como trabajador son ignorados. Dónde se benefician los empresarios. A raíz de la superpoblación crece la pobreza y la ignorancia, los trabajadores de ese país, acceden a trabajos-esclavos por haber mucha competencia entre ellxs. Esto pasa en todos los países, pero en los países asiáticos, es más intensa a causa de sus superpoblaciones. Nos cultivan como abejas para que produscamos la miel del capitalismo. Mientras más personas sirvientes mejor.

Los tres poderes

La religión, los medios y la política tienen un plan de que nosotrxs reproduzcamos hijxs sin control. La religión por que dice que usar anticonceptivos y abortar es pecado. Los medios por que nos venden su formato de amor y familia. La política por no educar sobre la sexualidad.

No propongo que seamos castos y sigamos un régimen sexual sin libertad. Si propongo que nos eduquemos, y que nuestras relaciones sean libres de prejuicios impuestos por los medios y la sociedad, que sean con conciencia y responsabilidad para que seamos libres nosotros y los demás. Que si traemos hijxs al mundo se apliquen lo dicho.

Fuente: https://www.portaloaca.com/opinion/...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Informe: Resistencias y aportaciones a la lucha antirrepresiva desde los feminismos

19 June, 2018 - 00:00

REPRESIÓN Y GÉNERO

Resistencias y aportaciones a la lucha antirrepresiva desde los feminismos

INFORME colgado en la siguiente web: http://defenderaquiendefiende.org/

Enlace a informe: http://defenderaquiendefiende.org/w...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Paremos la guerra

19 June, 2018 - 00:00
Categorías: Tortuga Antimilitar

Wild Wild Country: Una historia de religión, poder y paranoia

19 June, 2018 - 00:00

Iñigo Sáenz de Ugarte

‘Wild Wild Country' es el documental, en forma de serie de seis capítulos, más fascinante que se ha podido ver en los últimos años. Es la historia de una secta india que se trasladó al Estado norteamericano de Oregon en los años 80, creó de la nada una ciudad en mitad de ninguna parte, se embarcó en una feroz disputa legal y política con un pequeño pueblo cercano habitado por jubilados y ganaderos y acabó protagonizando en los informativos de televisión y prensa de todo el país una historia insólita en la que no faltó el Departamento de Justicia, un intento de guerra biológica y una huida retransmitida en directo al estilo de la que años después protagonizaría OJ Simpson.

Este resumen rápido no hace justicia a los sorprendentes giros de la trama que se producen y que te dejan con frecuencia perplejo ante la pantalla.

Los que hayan visto la serie tienen un gran complemento en la entrevista que hizo Roberto Enríquez (AKA Bob Pop) hace unas semanas a la secretaria del gurú y en realidad líder de la secta, Ma Anand Sheela, en el CCCB, de Barcelona.

(A partir de aquí, spoilers)

La comunidad creada por el gurú Bhagwan Shree Rajneesh fue una de las muchas aparecidas en India en los años 60 y 70 que fascinaron a occidentales de medio mundo por su mensaje espiritual, su apuesta por la meditación y en el caso de esta en concreto… el sexo. Me decía no hace mucho una persona que estuvo en India y que conoce ese mundo que Bhagwan era considerado allí poco menos que como un charlatán. Por esa razón o por la hostilidad que suscitaba, el líder del grupo decidió abandonar el país y encargó a su nueva secretaria, Sheela, que buscara un nuevo lugar y que resultó ser Oregon.

Podían permitírselo porque la comunidad rajneeshe, con tantos occidentales que pagaban por todo, contaba con dinero. Era un buen negocio. Dólares a cambio de espiritualidad. Muchos dólares.

Construyeron una pequeña ciudad en la que terminaron viviendo unas 7.000 personas en unos terrenos situados entre montañas. Había un pequeño pueblo cerca, Antelope, donde residían unas 50 personas, en su mayoría gente mayor, para los que la llegada imprevista de miles de sonrientes personas vestidas de rojo con costumbres sexuales digamos desinhibidas fue algo parecido a la irrupción del Anticristo en sus vidas.

Lo que era sólo una disputa local entre dos estilos de vida muy diferentes cobró un cariz más interesante cuando Sheela, perfectamente adaptada a las relaciones de poder en EEUU, subió la apuesta y pasó a la ofensiva. Tenía dinero, tenía abogados y tenía seguidores, es decir, votantes, y procedió a situarlos en el pueblo para que las elecciones locales le dieran el poder en Antelope. Solucionó un problema y pasó a crearse otro porque necesitaba más poder.

El siguiente paso fue intentar hacerse con el control del condado a través de las elecciones. Para entonces nada iba a detener a Sheela. Ya era una celebridad que se disputaban los periodistas de los medios de comunicación nacionales en cuyas entrevistas ella no tenía inconveniente en soltar palabrotas, siempre con una sonrisa en la cara.

Fuera de las cámaras y adaptada perfectamente a un país donde nadie respeta al que no tiene poder, Sheela dirigió la ofensiva legal y se hizo con un arsenal de armas con el que defender a la comunidad de los enemigos reales o inventados. Tras un atentado con bomba contra un hotel de Portland propiedad de la secta, valía todo hasta el punto de que un brote de salmonella en la mayor ciudad del condado que afectó a centenares de personas pudo deberse a un ataque de los rajneeshes.

Sheela en sus mejores momentos y con una pistola al cinto.

En ese momento, Sheela ya es la protagonista de la historia –Bhagwan había dejado de hablar en público poco antes de partir a EEUU– y el documental se convierte en un completo relato sobre el poder absoluto, la arrogancia que suele caracterizar a los que lo detentan, su capacidad de provocar divisiones entre los que supuestamente lo tienen todo en común, y la paranoia que termina consumiendo a los que están arriba cuando están convencidos de que alguien les intenta arrebatar lo que es suyo.

Además de un inmenso archivo de imágenes (este artículo explica por qué se han conservado), ‘Wild Wild Country' se basa sólo en testimonios de la época y entrevistas actuales y no cuenta con voz en off. Uno de sus mejores valores es que no es una historia de buenos y malos. Terminas sintiéndote cerca de los dos bandos en disputa y también de algunos de los protagonistas, sobre todo de Jane Stork (Ma Shanti, la mujer que pasó varios años en prisión por un intento de asesinato; su historia es una de las más emotivas) y de Philip Toelkes (Prem Niren), abogado y luego alcalde de la comunidad, que analiza todo lo ocurrido con gran lucidez.

Curiosamente, el personaje menos interesante resulta ser el propio gurú, fallecido en 1990. En su pasión por los Rolls Royce y los relojes de oro, no es más que el típico líder de secta experto en estafar a sus seguidores. Sólo cuando Sheela se bate en retirada, vuelve a hablar en público y emerge como un personaje casi cómico por sus reacciones grandilocuentes.

Sheela cuenta a Bob Pop en la entrevista que ella no tenía un sueldo por todo lo que hacía, por levantar y dirigir una ciudad de miles de personas y cuidar de todos los deseos del gurú. El amor no es algo que das a cambio de algo, dice. Exige ofrecerse de forma incondicional. Su trayectoria posterior hace pensar que sí era una persona dispuesta a enfocar su vida en la ayuda a los demás, pero no hay que engañarse.

En el momento en que se sentía amenazada por alguien (los habitantes de Antelope, el fiscal federal de Oregon, seguidores más famosos de la secta llegados de Hollywood que la aislaron de Bhagwan, y el propio gurú), Sheila reaccionaba de forma implacable. Querían quitarle todo aquello que había construido. Por eso, contraatacó con todo lo que tenía a su alcance para terminar perdiéndolo todo al final. En nombre del amor, naturalmente.

Fuente: http://www.guerraeterna.com/wild-wi...

Categorías: Tortuga Antimilitar

80.000 personas colapsan Iruñea en apoyo a lxs jóvenes de Altsasu

18 June, 2018 - 00:00

A las 17:00 de la tarde ha arrancado la marcha entre gritos de “Hau ez da justizia” (esto no es justicia), “Altsasukoak askatu!” o “Alde hemendik, utzi pakean”.

Llenazo total en la movilización convocada por Altsasu Gurasoak en denuncia de la sentencia por la cuál se condena a lxs ocho jóvenes a penas de prisión de entre 2 y 13 años. 80.000 personas han recorrido Iruñea desde el estadio el Sadar hasta la Plaza de la Libertad.

Desde horas antes de las 17:00, cuando estaba previsto el inicio de la convocatoria, los alrededores del Sadar han acogido a miles de solidarixs, muchxs de ellxs venidxs de todos los puntos del estado. Desde los Països Catalans se han movilizado varios autobuses y durante la marcha se han podido ver muchas esteladas y carteles de “Llibertat presos polítics”.

A las 17:00 de la tarde ha arrancado la marcha entre gritos de “Hau ez da justizia” (esto no es justicia), “Altsasukoak askatu!” o “Alde hemendik, utzi pakean”. La pancarta ha ido encabezada por lxs familiares de lxs jóvenes condenados y ha ido arrancando aplausos durante todo el recorrido. Ha sido una marcha muy emotiva marcada por la indignación por la injusta sentencia y el encarcelamiento de los jóvenes hace una semana y media.

Al llegar a la Plaza de la Libertad ha tenido lugar el acto de cierre, donde lxs familiares de lxs jóvenes han agradecido todo el apoyo recibido y han valorado que han superado el listón de la anterior manifestación multitudinaria por los jóvenes condenados, la del 14 de abril.

DECLARACIÓN DE MADRES Y PADRES DE ALSASUA AL FINAL DE LA MANIFESTACIÓN DEL DÍA 16 DE JUNIO DE 2018 EN PAMPLONA

Arratsalde on Iruñea! Arratsalde on Nafarroa ! Arratsalde on Euskal Herria!
Una vez más, os recibimos con un fuerte y dulce abrazo solidario a todas y todos aquellos venidos desde Cataluña, Madrid, Castilla, Aragón, Galicia, Extremadura, Andalucía, pueblos de la península, pueblos solidarios. Desde aquí queremos agradecer todas las muestras de solidaridad, aliento y apoyo que estamos recibiendo de todo el mundo, de África, de América, de Asia, de Europa y de Oceanía. Nunca alcanzaremos a agradecer lo que hemos recibido y estamos recibiendo de todas y todos vosotras. MILA ESKER!! BIHOTZ BIHOTZEZ!! MUCHAS GRACIAS DE TODO CORAZÓN!!

Muy a nuestro pesar nos hemos visto obligadas a llamar a esta segunda gran manifestación, porque se ha cometido un auténtico atropello judicial con la condena a largos años de prisión para nuestros hijos y porque no podemos, la sociedad no puede permitir que se repitan situaciones de este tipo. Siete de ellos se encuentran ahora mismo encarcelados a cientos de kilómetros de sus hogares, con una pena de entre 9 a 13 años de cárcel a la espalda, que van a truncar su vida y su futuro y van a hipotecar el día a día de sus familias.
Desde hace un año y medio venimos denunciando la vulneración de derechos y de principios básicos. Se han vulnerado durante la instrucción de la causa, durante la fase de juicio oral, y en la misma sentencia. Se han vulnerado derechos y principios legales con la imposición de prisión preventiva para tres de nuestros hijos que llevan más de año y medio y con el encarcelamiento reciente de otros cuatro de nuestros hijos alegando el riesgo de fuga. No ha existido, ni existe riesgo de fuga cuando se han presentado voluntariamente antes los juzgados tantas veces como se les ha requerido. No existe riesgo de fuga cuando desde julio del año pasado sabían que la fiscalía pedía un total de 375 años de cárcel y no se han movido de sus casas. No ha existido, ni existe riesgo de fuga cuando antes de que fueran detenidos llevaban cinco días haciendo vida normal e incluso reincorporándose al trabajo desde que conocieron la salvajada de esta sentencia. No hay riesgo de fuga y por ello nuestros siete hijos deben estar en libertad ya, en sus hogares retomando su vida, sus trabajos y sus estudios.

Lo que sí hay es un deseo indisimulado de venganza y un tribunal que no ha buscado la verdad. Se han utilizado de manera torticera la calificación de los hechos como terrorismo para usurpar la competencia al juzgado ordinario de Navarra y trasladar la causa a un tribunal excepcional como la Audiencia Nacional. Un tribunal permeable a las influencias exteriores. La sombra de la Guardia Civil, y no sólo la sombra, ha sobrevolado en todo este proceso. La jueza instructora Lamela, la que no permitió a las defensas la inclusión de pruebas y relatos de testigos, está condecorada por la Guardia Civil. La Guardia Civil ha llevado a cabo la investigación de esta causa. ¿Dónde queda la imparcialidad en la investigación de los hechos? La Guardia Civil ha detenido a nuestros hijos. Testigos y peritos han sido miembros de la Guardia Civil. Y lo que es más alarmante, la presidenta del Tribunal que ha condenado a estos ocho jóvenes, está casada con un Coronel de la Guardia Civil y ha recibido la cruz al mérito de la Guardia Civil. ¿Dónde queda la neutralidad del tribunal y de la Justicia?
No se les ha condenado por terrorismo, pero el objetivo expeditivo está más que cumplido. Y por si fuera poco, antes de ayer supimos que la fiscalía ha recurrido la sentencia, pretendiendo alargar este sufrimiento. No conforme con la barbaridad de la condena impuesta, la fiscalía tiene sed de más castigo, más sufrimiento, más venganza. No podemos soportar semejante atrocidad.

Tal y como sostienen diferentes asociaciones de abogados y de juristas que han estudiado la sentencia, las condenas son muestra de ensañamiento y crueldad. Son absolutamente desproporcionadas. Incluso dando por buena la descripción de los acontecimientos de aquella fatídica noche, los juzgados ordinarios suelen condenar este tipo de hechos con multas, indemnizaciones y bajas penas que no suponen ingreso en prisión. 9571 casos similares ocurrieron en el año 2016. Retamos a que se nos indique en cuántos casos equivalentes, -donde la lesión más grave ha sido una fractura de tobillo y donde no se han utilizado armas-, se ha castigado con penas que supongan el ingreso en prisión. Hace pocos días hemos conocido la sentencia sobre unos hechos similares ocurridos con unos Policías Nacionales en un bar de Pamplona y la condena máxima ha sido de un año y nueve meses.

Estamos ante un abuso de poder. Un abuso de poder intolerable. Nos dicen que hay que respetar las decisiones judiciales y la separación de poderes como base de la democracia. Pues bien, cuando Mostesquieu desarrolló la teoría de la separación de poderes, no hablaba sólo de separación, también hablaba de equilibrios de poderes con el fin de que ninguno abusara del que tuviera conferido. Hablaba de equilibrios y de vigilancia mutua en el respeto de los derechos humanos y los principios democráticos. Hablaba de que el poder detenga al poder.

Por ello, y en la defensa de la calidad democrática, los derechos humanos, los principios que deberían ser garantizados en un verdadero Estado democrático de Derecho, la convivencia, la paz, la libertad y la Justicia con mayúsculas, solicitamos a los actores institucionales, políticos, sociales, académicos, mediáticos y del sistema judicial a que propongan e implementen las medidas necesarias para revertir esta situación injusta y para impedir que nada parecido pueda ocurrir a ninguna ciudadana o ciudadano.

Medidas legales para impedir el uso extensivo de la ley y los abusos de poder. Medidas para reformar rigurosamente el delito de terrorismo en el sentido de lo recomendado por los Relatores de Naciones Unidas. Medidas para que ninguna persona navarra pueda ser juzgada por hechos ocurridos en Navarra en otro juzgado que no sea el ordinario, tal y como ya ocurría antes de la limitación de los Fueros en 1841. (Un apunte revelador: la única excepción a la jurisdicción ordinaria en aquella época era la Santa Inquisición ubicada en Logroño). Medidas para acotar la injerencia externa y el excesivo poder de unos tribunales excepcionales.

Para todo ello ofrecemos a los actores políticos, sociales, culturales, académicos, jurídicos e institucionales la propuesta para la creación de una “Mesa para la regeneración democrática y la recuperación de derechos y libertades”. Una propuesta que invitamos a ser debatida y a llenar de contenido para que encontremos soluciones efectivas a fin de que hechos similares no vuelvan a ocurrir a nadie y se haga por fin JUSTICIA.

Queremos Justicia. Exigimos justicia con mayúsculas, justicia garantista, justicia enraizada en nuestra tierra, justicia que actúe al nivel de los estándares democráticos de respeto a los derechos y las libertades que prevalecen en la sociedad navarra.

ESKERRIK ASKO

MUCHAS GRACIAS

JUSTIZIA NAHI DUGU. RECLAMAMOS JUSTICIA.

ALTSASUKOAK ASKE!

Fuente con fotos: https://eh.lahaine.org/80-000-perso...

Categorías: Tortuga Antimilitar

¿Hay que erradicar las prisiones?

18 June, 2018 - 00:00

Esteban Ordóñez

¿La cárcel debe tender a la desaparición? ¿Debe reducirse de manera drástica hasta quedar irreconocible? Quedar irreconocible, sin embargo, llegado el caso, requeriría a día de hoy una condición que no se cumple: que los ciudadanos supieran cómo es el recipiente al que van a parar los condenados. A unos metros de los “que se haga justicia” y “que se pudra en la cárcel”, hay un lugar al que casi nadie mira. El Estado, por su parte, cuando se fija, lo hace con los dos ojos estrábicos, concentrado en lo colindante (en el calentamiento electoral y el negocio) y no en lo que sucede detrás de los barrotes y del hormigón. Sí observan, no obstante, los organismos internacionales y las oenegés de Derechos Humanos que emiten dictámenes, recomendaciones y condenas que no nos dejan en buen lugar.

España es uno de los países con más población reclusa de Europa: una media de 52.307 personas en 2016. Hasta 2017, nuestro país ha acumulado ocho sentencias condenatorias del Tribunal Europeo de Derechos Humanos del Consejo de Europa por no investigar minuciosamente las denuncias por torturas y sometimientos a tratos crueles e inhumanos. Según un informe de Instituciones Penitenciarias, de 2009 a 2016 murieron 1.325 personas presas. Por otro lado, la Coordinadora para la Prevención y Denuncia de la Tortura (CPDT) documentó en su último estudio 50 casos de tortura o malos tratos intramuros durante 2016; sin embargo, ésta es una cifra fantasma porque no existen datos oficiales sobre trato degradante. Hagámonos una idea del limbo informativo: la CPDT trata de documentar las muertes cada año, pero la aparición de los datos oficiales demuestra periódicamente que sus estimaciones se quedaban muy cortas. Para el periodo 2009-2016, la CPDT sólo alcanzó a recoger 233 fallecimientos: un 17,5% del total. Por extensión, los 50 casos de malos tratos apuntados por la Coordinadora en 2016 (los 514 entre 2009 y 2016) representan sólo una fracción de una cantidad superior e imprecisable.

España es uno de los países con más población reclusa de Europa: una media de 52.307 personas en 2016

Las muertes y maltratos son las burbujas de un caldo siempre al borde de la ebullición, pero no son la razón principal que mueve a muchos expertos a abogar por una reducción radical de la cárcel. El problema no afecta sólo a España. En otro informe, la Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntosde Interior del Parlamento Europeo esbozó la perversión de los sistemas de reclusión de los países de la Unión: señaló el imperativo de respetar los derechos de los presos y de implementar medidas contra los malos tratos; se quejó de la superpoblación de los penales; instó a recurrir más a la libertad vigilada y las alternativas al encierro; y recordó que el objetivo de la privación de libertad debe ser la reinserción. Estas carencias y abusos se repiten por todo el mundo.

Iñaki Rivera Beiras, director del Observatorio del Sistema Penal y los Derechos Humanos, toma muchas de estas reconvenciones de organismos supranacionales y oenegés como base para su libro Descarcelación. Principios para una política pública de reducción de la cárcel. “Debemos hablar de una vez no de resocialización a través de la cárcel, sino de una reintegración a pesar de la cárcel. Sabemos que, si uno pone la mirada en el respeto estricto de los derechos de las personas presas, la cárcel es irreformable. Deberíamos tomar en serio el Derecho nacional y el internacional, que en un país como España está ignorado e infrautilizado”, razona Rivera. Para él, la prisión es en sí misma una “contradicción institucional”.

El sistema penitenciario se sostiene sobre el pilar de la ignorancia. Los ciudadanos deben desconocer no sólo sus circunstancias (organización, gestión y funcionamiento), sino también, y sobre todo, sus fundamentos reales, su origen, su verdadera finalidad social y política. Cuando dirigimos los ojos hacia el cosmos de la reclusión, lo último que vemos antes de darnos la vuelta y olvidarnos del tema es un letrero, un eslogan: el artículo 25.2 de la Constitución, el que habla de reeducación y reinserción social. ¿Pero qué hay más allá? ¿Cuál es la motivación real?

La cárcel nació para encerrar a los pobres

El sociólogo Ignacio González Sánchez ha estudiado el castigo como institución social y encuentra en la configuración de la demografía reclusa una prueba del servicio de la ley al sistema de poder. Fue así desde el principio. “La cárcel se inventó para encerrar a los pobres y sólo 150 años después se convirtió en instrumento de gestión de la delincuencia”, expresa. “Con la revolución industrial y el surgimiento de las grandes ciudades aparece la pobreza como problema social, antes existía, pero no era algo sobre lo que urgiese actuar. En general, la cárcel como hoy la conocemos nace para encerrar a mendigos, borrachos, prostitutas o, sencillamente, a personas que se consideraba que daban mal ejemplo. Se decía que recluirlos era una forma de reformarlos”.

La cárcel se inventó para encerrar a los pobres y sólo 150 años después se convirtió en instrumento de gestión de la delincuencia

Iñaki Rivera afirma que la privación de libertad como pena y como sistema se consolidó con el surgimiento del sistema capitalista: “La penalidad carcelaria fue una novedad. No es casualidad que emergiera cuando el capitalismo convirtió el tiempo en un elemento de intercambio económico. La privación no es solo ambulatoria, sino de tiempo. El obrero sólo era propietario de su tiempo, que vendía en el mercado de trabajo a cambio de una cosa nueva que se llamó salario; privarle de eso estaba en la noción primigenia de la invención carcelaria”.

Si el crimen es la expresión de la maldad inmanente del ser humano, debería existir una prevalencia del delito semejante en todos los grupos sociales y, en consecuencia, una representación proporcional de cada clase detrás de los barrotes. ¿Ocurre así ahora cuando se presume que la Justicia es igualitaria y está bien pulimentada? Según un informe de la plataforma ROSEP publicado en 2016, el 60% de los reclusos cometieron delitos contra el patrimonio, robos y hurtos, o delitos contra la salud pública. “Son los dos grandes colectivos que pueblan las cárceles españolas y de toda Europa. Al hablar de delitos contra la propiedad no nos referimos a grandes desfalcos de los mercados y las multinacionales, sino al tirón en la calle; en el caso de la salud pública tampoco se habla de la lucha contra el gran narco, sino contra el menudeo”, resume el autor de Descarcelación.

Alrededor del 80% de los encarcelados pertenece a la clase trabajadora. Según la experiencia de Rivera, no es que los pobres delincan más, sino que el sistema penal y policial persigue de manera más exigente los delitos que perpetran los excluidos. Éstos, además, no disponen de medios para contratar a grandes bufetes de abogados. Los letrados del turno de oficio han denunciado en comunidades como Madrid, Aragón o C. Valenciana que cobran menos de dos euros a la hora.

En Cataluña, el 54,3% de los internos sufre un trastorno mental. Un estudio del Instituto Andaluz de Criminología realizado en el centro malagueño de Alhaurín de la Torre mostraba que el 78,4% de los enfermos mentales en prisión había sido declarado semiimputable y el 11%, inimputable. Estos trastornos vienen acuciados en buena parte por el consumo de drogas que, a su vez, afecta con más fuerza en entornos precarios, de desestructuración familiar y desprotección social. En la cárcel se guardan los residuos que produce a su paso un sistema cuyo Bienestar mengua cada vez más.

La cárcel, ¿centro para reeducar o agujero de sufrimiento?

España es el tercer país de Europa con menor tasa de delincuencia tras Portugal y Grecia, sin embargo, las personas pasan mucho más tiempo privadas de libertad y el código penal se articula con más crudeza que en la mayoría de los países vecinos. El objetivo del sistema no parece orientarse, por lo tanto, a mantener la armonía social ni a reparar daños. Entre 1995 y 2010 la población reclusa ascendió un 64,26% mientras que la población total sólo se incrementó un 19,98%. Las reformas del código penal de la democracia han abusado del recurso del encarcelamiento. Detrás de esta desproporción respecto a la realidad se esconde una simbiosis entre el negocio de las prisiones y el populismo punitivo que comenzó a arreciarse, sobre todo, con los gobiernos de Aznar. La abogada Patricia Moreno, que dirigió la web de referencia del Colegio de Abogados de Pamplona, traza un paralelismo alarmante. Ahora, argumenta, es más fácil entrar en la cárcel y más complicado salir de lo que lo era en 1973.

Las reformas del código penal de la democracia han abusado del recurso del encarcelamiento

Se trata de un recrudecimiento represivo que se desentiende de la persona una vez que da con sus huesos en la cárcel. “Hay una carencia de cultura política y de reflexión al respecto. Apenas existen programas de evaluación de impacto. Cuando se diseña una política criminal de mano dura, el Estado debería preocuparse de comprobar si ha funcionado o no”, critica Patricia Moreno.

“La cárcel es un mundo tremendamente opaco”, lamenta la letrada. Según los expertos consultados, los tratamientos (que deberían diferenciar una cárcel moderna –resocializadora- de un agujero) son deficientes. Moreno pone el ejemplo de la violencia de género: “Si se hace una foto fija de los maltratadores condenados en un momento concreto, el 86% no está recibiendo tratamiento, aunque puede que lo haya recibido o lo vaya a recibir”. Existe un programa diseñado por Instituciones Penitenciarias, pero “hay listas de espera inevitables; si el maltratador entra en prisión cuando el programa acaba de empezar, no se podrá incorporar hasta un año después: esto provoca que en casos de condenas cortas no haya ningún tratamiento”. “La cárcel es intimidatoria, pero ya está. No hay cosa menos rehabilitadora que el castigo excesivo; hace que se acabe perdiendo el respeto al sistema”, reflexiona. El programa es voluntario y muchos lo rechazan, señala, por esa desconfianza.

El abogado y profesor de Derecho Penal de la Universidad Pontificia de Comillas Julián Carlos Ríos lleva años investigando intramuros. “Legalmente tiene que haber reeducación, pero no hay tratamientos suficientes. Las condiciones del encierro son tan destructivas para la mente y la sociabilidad, y a veces tan desproporcionadas respecto al hecho delictivo cometido, que el preso no asume su responsabilidad: pasa de ser agresor a sentirse víctima de una reacción inhumana y desproporcionada del Estado”.

Ríos recogió las repercusiones de la reclusión en su libro "Cuestiones de política criminal: funciones y miserias". En prisión se sufre una continua percepción de peligro que deviene en ansiedad permanente, paranoias, depresiones, enfermedades digestivas, consumo de ansiolíticos; se incrementa la desconfianza hacia el otro, se ceba el sentimiento de odio; se generan sentimientos de indefensión ante “ceremonias de degradación” como los registros indiscriminados a deshoras o cacheos con obligación de desnudarse; también se impide la sociabilidad humana, se arruinan las relaciones personales y familiares, se atrofia la capacidad de tomar decisiones … En definitiva, brota en el interno una identidad renegada que acaba favoreciendo la reincidencia.

Populismo punitivo y negocio

El universo carcelario, decíamos, se sostiene gracias a la ignorancia. Pero para que la ignorancia triunfe no puede ser sencillamente pasiva. La materia ocultada debe colocarse tras una alambrada, a muchos kilómetros de tierra quemada de la vida cotidiana. Con esa lógica se ubican en el mapa los recintos carcelarios y a la vez, con esa misma filosofía, se dibuja la conciencia de la opinión pública. “Los enfoques informativos de estos fenómenos son absolutamente desproporcionados y tendenciosos para generar alarma social, para vender más publicidad. Al final se ha creado una sensación de que a los presos hay que triturarlos y que no salgan, y lo terrible es que son personas”, razona Julián Ríos. En su opinión, se ha instalado un engranaje de pensamiento en el que defender a las víctimas implica basurizar al condenado y viceversa.

Al Estado no le corresponde tomar partido; debe “cuidar a la víctima y propiciar unas condiciones mínimamente dignas a los condenados”. Los políticos, sin embargo, aprovechan el tirón: “No le dan a los ciudadanos seguridad con lo más básico, con las pensiones, los salarios o la vivienda; pero tienen que legitimar su existencia y lo hacen dando sensación de seguridad”. A esta ola se han sumado todas las ideologías: la izquierda, a pesar de su rechazo a la prisión perpetua revisable, lleva tiempo pidiendo penas más duras, solo que aplicadas a objetos políticos de su parcela ideológica: corrupción, delitos contra el medioambiente, violencia de género… “Y con un derecho penal extendido y ampliado”, continúa Ríos, “de pronto aparece el mercado de la privatización de servicios y de las empresas de seguridad”. A pesar de que la seguridad privada es un 200% más cara que la pública, el Gobierno implementó un plan para sustituirla. El objetivo es aumentar el volumen de negocio de estas empresas y de paso recolocar a los 400 escoltas que se quedaron sin empleo tras la desaparición de ETA.

El cosmos de la trena es elástico y puede expandirse sin que los ciudadanos alcen la voz gracias a una serie de mitos elevados a verdad oficial. La población acepta la cadena perpetua revisable primero por una conceptualización de la maldad cada vez más simplificada y primitiva; y segundo porque se cree que la mayoría internos no cumplen sus condenas. No obstante, actualmente, más del 75% de los encarcelados se encuentran en primer o segundo grado, es decir, dentro de los centros, en unas condiciones que, poco a poco, los invalidan como sujetos activos de una sociedad. El riesgo de cara al futuro es más fuerte tras las rejas que en la calle, a no ser que se pretenda aislar a los condenados hasta la muerte. A no ser, en suma, sólo se busque la venganza.

Reducir la cárcel pasaría por aumentar poco a poco las medidas alternativas, las libertades vigiladas, los programas de trabajo con vigilancia. El amplio programa de Descarcelación propone un enfoque integral que implique en el proceso de rehabilitación una acción conjunta de las instituciones públicas, las organizaciones de la sociedad civil y de los presos y sus familias.

Bajo la atmósfera actual, cualquier propuesta en este sentido levantaría alarmas emocionales, sociales y mediáticas: se pregonarían los riesgos para la armonía y el orden público y se auguraría una anarquía criminal en las calles. Pero, como explica Iñaki Rivera, el 80% de la población reclusa no ha matado, no ha violado ni ha lesionado la integridad física de nadie. “La cárcel debería reservarse a quienes hayan cometido los delitos más brutales que atenten contra la vida de las personas y contra la libertad sexual, y también a los responsables de los delitos de los mercados y los estados que llegan a zarandear economías enteras”, resume. “Esa cárcel no tendría nada que ver con la actual, sería para un 15% de los que hoy la ocupan. En lugar de prisiones vergonzosas de 1.000 o 2.000 personas, tendríamos unidades pequeñas, reducidas, de pocas decenas o algún centenar de personas: entonces sí cabrían programas de actuación que hoy no tienen sentido”.

Pero para eso urge un cambio de paradigma mental. A día de hoy, el partido que incluyera en su programa un cuestionamiento frontal del sistema penal se aseguraría un fracaso electoral rotundo. La opinión pública se ha viciado hasta rozar lo paranoide. Incluso cualquier esfuerzo por ejecutar las recomendaciones internacionales (esto es, por cumplir la ley) supondría un riesgo político casi inasumible.

Autor: Esteban Ordóñez

Fuente: http://ctxt.es/es/20180328/Politica...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Rompiendo líneas

17 June, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Abecedario de Hannah Arendt

17 June, 2018 - 00:00

Revue Ballast
Traducción: Cristopher Morales

“¿Por qué es tan difícil amar el mundo?”, se pregunta Hannah Arendt en su Diario de pensamiento. Nacida en 1906 en una familia judía y fallecida en 1975 en su país de exilio, Estados Unidos, nunca dejó de llamarse filósofa durante los “tiempos sombríos” de una Europa minada por el totalitarismo, la guerra y el antisemitismo. Convencida de que esos acontecimientos, que conmovieron su existencia personal, son los síntomas de una lógica más global, consagró su vida a la comprensión y a la crítica de aquello que los hizo posible. La obra de Arendt, edificada sobre las ruinas de las grandes tradiciones políticas modernas, es ecléctica y parece inasignable. Lo único constante es un esfuerzo infatigable por volverle a dar su sentido a la acción política, por recuperar “el tesoro perdido de las revoluciones” que los Estados modernos se han tragado.

*

Amor mundi: “Yo lo entiendo [tener espíritu político] como tomar un gran cuidado por el mundo, que estaría antes de que nosotros apareciéramos y que estará después de que nosotros hayamos desaparecido, de nosotros mismos, de nuestros intereses inmediatos y de nuestras vidas [...]. Amor mundi: amor o más bien sacrificio por el mundo en el que hemos nacido.

Citado por É. Tassin en Le Trésor perdu: Hannah Arendt, l'intelligence de l'action politique, Payot, 1999.

Cabina electoral: “Nosotros queremos participar, declaran los Consejos, queremos discutir y expresar públicamente nuestra voz, queremos tener la posibilidad de determinar la orientación política de nuestro país. Ya que este país es bastante extenso y tiene bastante gente como para que nos podamos reunir todos con el fin de determinar nuestro futuro, necesitamos un cierto número de lugares políticos. Las cabinas electorales, en el interior de las cuales depositamos nuestras papeletas, es ciertamente demasiado estrecho, porque solo cabe una persona”.

“Politique et révolution”, entrevista con Aldebert Reif para la New York Review of Books, 12 de abril 1971.

Conservadurismo: “En política, esa actitud conservadora —que acepta el mundo tal como es y que lucha por preservar el statu quo— no puede llevar más que a la destrucción [...]. Porque el mundo está hecho por mortales, se hace uso de él; y porque sus habitantes cambian continuamente, corre el riesgo de devenir mortal como ellos. [...] Nuestra esperanza reside siempre en el elemento de novedad que cada generación lleva con ella”.

« La Crise de l'éducation », La Crise de la culture, Gallimard, 1989

Derechos humanos: “Los derechos humanos han sido definidos como ‘inalienables' porque, supuestamente, son independientes de todo gobierno; sin embargo, se ha revelado que, en un momento u otro, los humanos se encontraron sin gobierno propio y que quienes tenían que conformarse con los derechos mínimos ya no se encontraban ni con la autoridad que les protegiera ni con institución alguna dispuesta a garantizarlos”.

“El imperialismo”, en Los orígenes del totalitarismo, Taurus, 1999.

Eichmann: “ Lo que me impresionó [de Eichmann] fue una falta de profundidad evidente [...]. Los actos fueron monstruosos, pero el responsable [...] era completamente ordinario, como todo el mundo, ni demoníaco ni monstruoso. No había en él ningún rastro ni de convicciones ideológicas sólidas, ni de motivaciones específicamente malignas, y la única característica notable que se detectaba en su conducta [...] era de naturaleza meramente negativa: no era estupidez, sino una falta de pensamiento. [...] Esta ausencia de pensamiento —tan extendida en la vida cotidiana donde apenas se tiene el tiempo, y menos las ganas de tenerlo, para detenerse a reflexionar— era lo que despertó mi interés”.

Eichmann en Jerusalén. Un estudio sobre la banalidad del mal, Lumen, 2001.

Felicidad pública: “[En el movimiento estudiantil], el juego político ha tomado una dimensión nueva: la acción parecía tener un lado agradable. Esta generación descubrió aquello que en el siglo XVIII se llamó la ‘felicidad pública', es decir, que participar en la vida pública da acceso a una dimensión de la experiencia humana que, de lo contrario, permanecería desconocida y que esta experiencia es, en cualquier modo, inseparable de la completa ‘felicidad'”.

“Politique et révolution”, entrevista con Aldebert Reif para la New York Review of Books, 12 de abril de 1971.

Fórmulas: “En el corazón de la revolución, estaban ante todo los programas de los partidos que separaban a los Consejos de los partidos políticos; estos programas, en realidad, fueran o no revolucionarios, eran todos unas ‘fórmulas para todos los casos' que no exigían ninguna acción, sino una ejecución [...]. Los Consejos no podían más que levantarse contra una política semejante, ya que la división entre los expertos del partido que ‘sabían' y las masas populares diseñadas para aplicar ese saber no tenían en cuenta la capacidad del ciudadano ordinario de actuar”.

Sobre la revolución, Alianza Editorial, 2011

Género humano: “[El mal radical, en el sistema totalitario,] es esencialmente: [...] el hecho de convertir al hombre en superfluo conservando el género humano, en el cual se puede, en todo momento, eliminar las partes”.

Diario filosófico, cuaderno I, Herder, 2006.

Heródoto: “Desde Heródoto, [la libertad] fue concebida como una forma de organización política en la cual los ciudadanos vivían juntos dentro de un estado de no dominación (no-rule), sin distinción entre gobernantes y gobernados. El término de isonomía expresaba esta noción de no dominación. [...] Esta estaba caracterizada porque la noción de autoridad (la ‘arquía' en la monarquía y la oligarquía o la ‘cracia' en democracia) estaba totalmente ausente”.

Sobre la revolución, Alianza Editorial, 2011

Judaísmo: “Manifiestamente, la pertenencia al judaísmo llegó a convertirse en mi problema, y mi problema era político. ¡Puramente político!”.

Entrevista con G. Gaus, 1964

Kant: “El poder de juzgar [es] una facultad específicamente política, en el sentido en que lo entiende Kant, a saber, la facultad de ver las cosas no solamente desde un punto de vista personal, sino desde la perspectiva de todos aquellos que están presentes; más bien, el juicio [es] una de las facultades fundamentales del hombre como ser político, en la medida en que le hace capaz de orientarse en el dominio público, en el mundo común”.

Conferencias sobre la filosofía política de Kant, Paidós, 2008.

Lessing: “Lessing tenía la opinión menos ortodoxa sobre la verdad. [...] Se regocijaba en que [la verdad] auténtica, si es que alguna vez la había habido, se había perdido; se regocijaba en la vigencia de la infinidad de opiniones posibles donde se refleja el debate de los hombres sobre el mundo. Si [la verdad] auténtica hubiera existido, esto habría implicado el fin del diálogo, y por lo tanto de la amistad, y por lo tanto de la humanidad”.

Hombres en tiempos de oscuridad, Gedisa, 2001.

Milagros: “ Si es verdad que la acción y el comienzo son esencialmente la misma cosa, hay que concluir que una capacidad de realizar los milagros cuenta también entre de las facultades humanas”.

« Qu'est-ce que la liberté ? », La Crise de la culture, Gallimard, 1989

Nazis: “ Nosotros lo sabemos hoy en día, el asesinato no es más que un mal menor. El asesino que mata a un hombre —un hombre que tenía que morir de todas formas— se mueve todavía en el dominio de la vida y la muerte que nos es familiar [...]. El asesino deja un cadáver detrás de sí y no pretende que su víctima no hubiera existido nunca [...]; destruye una vida, pero no destruye el hecho de la existencia misma. [...] Los nazis [hicieron prueba de un extremo] radicalismo en las medidas aplicadas para tratar a la gente como si nunca hubieran existido, y para hacerles desaparecer en el sentido literal del término [...]. El verdadero horror de los campos de concentración y de exterminio reside en que los prisioneros, incluso si llegan a escapar, son eliminados del mundo de los vivos de una forma más rotunda que si hubieran estado muertos; este es el terror imposible de olvidar”.

“El totalitarismo”, en Los orígenes del totalitarismo, Taurus, 1999.

Ojos y orejas: “ La eficacia de [la propaganda totalitaria] pone a la luz una de las principales características de las masas modernas. Ellas no creen nada de lo que es visible, la realidad de su propia experiencia; ellas no confían ni en sus ojos ni en sus orejas, sino solo en su imaginación, que se deja seducir por todo lo que es, a la vez, universal y coherente en sí”.

“El totalitarismo”, en Los orígenes del totalitarismo, Taurus, 1999.

Ordenadores gigantes: “ Todo lo que evidencian los ordenadores gigantes es que los tiempos modernos estaban equivocados [...] que la racionalidad, en el sentido de "cálculo de consecuencias", es la más elevada, la más humana de las facultades del hombre [...]. Es evidente que esta fuerza cerebral y los procesos lógicos obligatorios que ella engendra son incapaces de construir un mundo”.

La condición humana, Paidós, 2010.

Paria: “Desde el momento en que entra activamente en la escena política y traduce su estatus en términos políticos, el paria se convierte obligatoriamente en un rebelde. [...] El judío paria era un ser agradable, desde un punto de vista histórico, el producto de una ley injusta [...]; políticamente hablando, todo paria que rechazaba ser un rebelde era responsable en parte de su propia posición y, simultáneamente, de la suciedad que recaía sobre la humanidad de la cual era un representante”.

Escritos judíos, Paidós, 2016.

¿Qué es la política?: “ La política se basa en un hecho: la pluralidad humana. Dios ha creado al hombre; los hombres son un producto humano, terrestre, el producto de la naturaleza humana. Es porque la filosofía y la teología se ocupan en todo momento del hombre, porque todos sus pronunciamientos serían exactos aun cuando hubiera un solo hombre [...] o únicamente hombres idénticos, que ellas nunca han encontrado alguna respuesta filosóficamente válida a la cuestión: ¿qué es la política?”.

¿Qué es la política?, Paidós, 2009.

Realidad: “ La realidad es diferente de la totalidad de los hechos y los acontecimientos y es más que ella misma, que, de todos modos, no puede ser determinada. Quien dice ‘lo que es' afirma siempre una historia, y en esta historia los hechos particulares [...] adquieren una significación humanamente comprensible”.

Verdad y mentira en la política, Página Indómita, 2017.

Siglo XVIII: “A través de la compasión, el humanitarismo revolucionario [...] del siglo XVIII busca una solidaridad con la desgracia y la miseria, para remontarse a las fuentes mismas de la fraternidad. Pero [...] ni la compasión ni el reparto del sufrimiento es suficiente. No podemos extendernos sobre el mal que produjo la compasión en los revolucionarios modernos, intentando hacer felices a los afligidos, en lugar de establecer la justicia para todos”.

Hombres en tiempo de oscuridad, Gedisa, 2001.

Soberanía: “Es peligroso creer que solo se puede ser libre —en tanto que individuo o grupo— si se es soberano. La famosa soberanía de los cuerpos políticos ha sido siempre una ilusión que, además, no puede ser mantenida más que por los instrumentos de la violencia. [...] Si los hombres quieren ser libres, es precisamente a la soberanía a la que deben renunciar”.

« Qu'est-ce que la liberté ? », La Crise de la culture, Gallimard, 1989

Tiempo liberado: “[Los momentos de ocio] sirven, como se dice, para pasar el tiempo, y el tiempo vacío que se ha pasado así no es, hablando más propiamente, el tiempo de la ociosidad, es decir, el tiempo donde estamos libres de toda preocupación y actividad necesarias según el proceso vital, y, por eso, libres para el mundo; es más bien el tiempo que queda, [...] que queda después de que el trabajo y el sueño hayan recibido lo que se merecían. El tiempo vacío que los momentos de ocio supuestamente rellenan es un hiato en el ciclo biológicamente condicionado del trabajo. [...] Con las condiciones de vida moderna, este hiato aumenta constantemente: hay cada vez más tiempo liberado a llenar con los momentos de ocio, pero este aumento gigantesco del tiempo vacío no cambia en absoluto la naturaleza del tiempo. Los momentos de ocio [...] forman parte irrevocablemente del proceso biológico de la vida, y la vida biológica está siempre comprometida en el consumo o en la receptividad pasiva de la distracción, un metabolismo que se alimenta de las cosas devorándolas”.

« La Crise de la culture », La Crise de la culture, Gallimard, 1989

Universidad: “El objetivo de las ciencias es político. La universidad ha sido politizada, al servicio del Gobierno. De ahí la revuelta de los estudiantes: politizar la universidad contra el Gobierno”.

Diario filosófico, Herder, 2006.

Violencia: “Es particularmente tentador pensar el poder en términos de mando y obediencia, y por tanto confundir poder y violencia, en el análisis de lo que no es, en realidad, sino una de las manifestaciones características del poder, es decir, el poder del gobierno”.

Sobre la violencia, Alianza, 2011.

Walter Benjamin: “Walter Benjamin sabía que la ruptura de la tradición y la pérdida de la autoridad ocurridas en su época eran irreparables, y concluyó que era necesario descubrir un estilo nuevo de relación con el pasado. Por eso, se convirtió en maestro el día en que descubrió que en la transmisibilidad del pasado se había sustituido su ‘citabilidad' por su autoridad, esta fuerza inquietante para situarse a trozos en el presente. [...] ‘Las citas, dentro de mi trabajo, son como los salteadores de caminos que se alzan en armas y despojan al paseante de sus convicciones' (Schriften), I, 571)”.

“Walter Benjamin”, en Hombres en tiempos de oscuridad, Gedisa, 2001.

Zôon politikon: “[Los griegos] estuvieron juntos sobre el modo de hablar los unos con los otros y no sobre el de ser gobernado. Politeuein [hacer la política] significa arreglar todos los asuntos con la palabra. Zôon politikon [ser un animal político] y zôon logon ekhon [ser un animal dotado de palabra] son una y la misma cosa”.

Diario filosófico, cuaderno XVII, Herder, 2006

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/pensa...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Cuánto dinero ha recibido la oposición venezolana desde EEUU recientemente

17 June, 2018 - 00:00

Una danza de dólares gira en torno a la injerencia de las agencias estadounidenses que desde 2002 financian al antichavismo venezolano y regional. Muchas son las preguntas que surgen respecto al destino de estas inmensas cantidades de dinero y la legalidad de esos fondos, pues ha sido una política sostenida que en 2017, año del último intento de revolución de colores, no decepcionó a sus receptores.

¿Qué son la USAID y la NED?

Como herramientas para ejercer el poder blando desde hace varios años, Estados Unidos cuenta con agencias gubernamentales como la USAID (Agencia para el Desarrollo Internacional de EEUU), que depende directamente del Departamento de Estado y es el ariete de sus proyectos de intervención no convencional en Latinoamérica desde 1961.

Para 2013 la USAID había distribuido más de 200 mil millones de dólares en "ayudas" militares y económicas a los países donde EEUU ejerce dominio en protección de sus intereses. Para ello "ayuda" de diversas maneras como préstamos para el desarrollo, asistencia técnica, fondos para emergencias y, sobre todo, apoyo militar y político con énfasis en estrategias de espionaje, desestabilización e intervención armada y/o político-financiera.

Por otra parte, a partir de la Guerra Fría, el Congreso estadounidense mediante una propuesta de Ronald Reagan creó la Fundación Nacional para la Democracia (NED, por sus siglas en inglés) para prestar ayuda a los disidentes de la Unión Soviética y sus zonas de influencia. Desde 1983 subvenciona estructuras que se encargan de redistribuir en el exterior el dinero del que disponen entre asociaciones, sindicatos obreros y patronales, así como partidos de derecha y de izquierda.

Es así como el Congreso estadounidense puede financiar directa o indirectamente la intervención en cualquier país del mundo. Al ser "no gubernamentales", las ONGs pueden desarrollar agendas políticas que las embajadas no pueden asumir sin violar la soberanía de los Estados anfitriones.

Largo prontuario en Venezuela y el mundo

La USAID opera en el África subsahariana, Asia, América Latina y el Caribe, Europa, Eurasia y Oriente. Decide, financia, dirige y controla planes, programas y proyectos vinculados con el desarrollo de la agricultura, la democracia y la gobernabilidad, el crecimiento económico y el comercio, la educación y las universidades, el medio ambiente y las alianzas mundiales para preservar el nuevo orden mundial capitalista con el pretexto de la "asistencia humanitaria". Sin embargo su actuación determina a fondo la vida política de los países latinoamericanos donde interviene. Dos casos:

En Haití: la USAID organizó, orientó y financió varias de las organizaciones políticas haitianas que provocaron el secuestro y golpe de Estado contra Jean-Bertrand Aristide en 2004. El senador demócrata Christopher Dodd señaló que la USAID había destinado 1.2 millones de dólares para entrenar a los rebeldes de Haití, para más de 20 mil fusiles M-16 y equipos militares de alta tecnología suministrados por el ejército de la vecina República Dominicana.

En Honduras y Nicaragua: la USAID y varias ONGs de Europa apoyaron la persecución contra los maestros hondureños, gremio que fue uno de los más combativos en la resistencia al golpe de Estado contra Manuel Zelaya. Varios de sus miembros fueron asesinados. Igual en Nicaragua, donde el sello y el financiamiento de la USAID se hizo visible por promover a las principales ONGs y partidos de oposición que organizaron las protestas violentas contra el gobierno de Daniel Ortega.

Algunos datos de la NED:

La rama empresarial de la NED es el Centro para la Empresa Privada Internacional (CIPE, por sus siglas en inglés) que agrupa a Transparencia Internacional. Su corresponsal a comienzos del siglo XXI era Pedro Carmona Estanga.

Su rama sindical, el Centro Americano para la Solidaridad de los Trabajadores (ACILS, por sus siglas en inglés), participó activamente con la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV) en el golpe de Estado perpetrado en Venezuela contra el presidente Hugo Chávez en 2002.

Desde 2002 la presencia de la USAID en Venezuela ha sido para promover y asegurar la salida del chavismo del poder, para lo cual ha financiado partidos y organizaciones políticas y medios de comunicación en Venezuela, potenciando su estructura e influencia y enriqueciendo a sus dirigentes con dólares, asesoría estratégica y recursos para sus actividades políticas y no políticas.

Sin acuerdo ni autorización alguna del gobierno de Venezuela para estar en el país, ha financiado y ayudado a diseñar cada campaña electoral del antichavismo, atizando el conflicto político y violando los más básicos principios de soberanía y autodeterminación de los pueblos.

Ya entre 2002 y 2003 funcionarios del gobierno estadounidense financiaban a partidos y medios antichavistas con la expectativa de que estos últimos debían ser reforzados mientras ONGs como Súmate, Ciudadanía Activa, Voto Joven, Sinergia, Cedice, Radar de los Barrios, Espacio Público y otros fueron conformadas a la luz de este financiamiento.

La danza de dólares en Venezuela en 2017

Según cifras de la misma USAID, el año de mayor desembolso al antichavismo fue 2008 (10 millones de dólares de los 14 que se comprometieron) mientras que en 2011 hubo menos aportes (1,8 millones de dólares).

En 2017 el financiamiento fue de 5 millones de dólares, 3,9 de ellos destinados al sector "Gobernanza y sociedad civil". El organismo que más recibió de dicho desembolso fue la Fundación Panamericana de Desarrollo (PADF, siglas en inglés) con 1,6 millones de dólares. Este organismo pertenece a la OEA y está co-financiado por corporaciones como Chevron y Merck, 950 mil dólares fueron destinados por PADF al programa "Fortalecimiento de la Sociedad Civil, Proyecto de Participación de Venezuela" enfocado en aumentar la "capacidad" de las organizaciones de la sociedad civil que participaron activamente en el ciclo de violencia callejera y armada del año pasado, y 750 mil a "Actividad de Derechos Humanos en Venezuela".

Le sigue Freedom House con 1,1 millones de dólares destinados a programas llamados "Análisis Constitucional" y "Actividad de Derechos Humanos en Venezuela". También el Instituto Republicano Internacional (IRI) con un programa llamado "Ayuda al suministro independiente de noticias" que pretende "adaptar el contenido de noticias independientes a los formatos y estilos que prefieran los venezolanos de bajos ingresos, y apoyará los canales de distribución de información que sean accesibles al público objetivo".

La NED, por su parte, ha destinado 415 mil de los 2,6 millones de dólares asignados para intervenir en Venezuela en 2017 a "Comunicaciones Estratégicas Cohesivas". Se trata de que "A través de los medios de comunicación no tradicionales, los ciudadanos venezolanos y los miembros de la comunidad internacional reciban mensajes coherentes y coordinados que les informen con precisión sobre la situación en Venezuela". También ha destinado 200 mil dólares a "Construcción de Capacidad Estratégica para Actores Democráticos Locales" para la formación de líderes políticos y otro tanto a "Derechos Humanos".

A diferencia del financiamiento de la NED en Nicaragua, con respecto a Venezuela los nombres de las ONGs están camuflados. Los nombres con los que justifican el financiamiento, sin embargo, es exacto a los objetivos de muchas de las "organizaciones de la sociedad civil" consolidadas en Venezuela, y que durante el año pasado fueron vanguardia de la insurrección opositora. Es lógico que se trate de entes como Foro Penal, Espacio Público u Observatorio Venezolano de la Violencia, que rinden cuentas del financiamiento sirviendo de base narrativa y estadística para las vocerías extranjeras que actúan contra Venezuela.

Tejiendo el escenario de la intervención con dólares

Es posible que los fondos de PADF hayan sido administrados por Luis Almagro, quien activamente promovió el golpe y la intervención en Venezuela en colaboración con actores políticos como Julio Borges (Primero Justicia), Freddy Guevara (Voluntad Popular) y ONGs como Foro Penal, Observatorio Venezolano de la Violencia, Espacio Público, entre otras, que se mantuvieron activas defendiendo a los "manifestantes" detenidos por las autoridades al atentar contra instalaciones públicas y construyendo el expendiente de la "crisis humanitaria". Los resultados del dinero invertido durante todo 2017.

Cabe destacar que el mencionado suministro de noticias con el que la NED justifica su financiamiento a la oposición se centra en los numerosos medios digitales que se han diseminado ampliamente en las redes sociales; antes que independientes, mantienen un sesgo antichavista y cooperan en la difusión de campañas de rumores para infundir terror en la población.

Tanto la mascarada de los medios independientes como la narrativa de "crisis humanitaria" y de defensa de los derechos humanos se conectan en la creación del expediente que justifique una "intervención humanitaria", promovida por opositores locales casados con la agenda del senador Marco Rubio.

No por casualidad el administrador de la USAID resaltó la reunión entre dirigentes opositores y el vicepresidente Mike Pence, poniendo en relieve que el financiamiento entregado en 2018 va según el plan de crear las condiciones de una "intervención humanitaria".

Surge la pregunta respecto al destino y transparencia en el manejo de estos fondos dentro y fuera del territorio nacional, cabe preguntarse si son declarados al fisco y, de no ser así, cuáles son las eventuales violaciones a la legislación venezolana. Un cálculo somero de lo desembolsado por la USAID al antichavismo, a la tasa de dólar impuesto por la clase empresarial, supera los 3 billones de bolívares, mientras que la NED ha desembolsado algo más de 1,6 billones de bolívares. Este dinero se destinó a agrupaciones que no funcionan en el país, sin embargo no son nombrados los actores venezolanos beneficiarios del financiamiento.

En lo que va de año (2018) han sido desembolsados 1,6 millones de dólares por la USAID a los mismos organismos, poco más de la mitad de ellos se han destinados a programas como "Procesos electorales transparentes" (Instituto Nacional Demócrata o NDI) y "Fortalecimiento de la Sociedad Civil, Proyecto de Participación de Venezuela" (PADF), aun cuando el antichavismo se ha negado a acudir a las elecciones presidenciales del próximo 22 de mayo y varios de sus partidos han perdido su legalidad por no contar con los requisitos necesarios para continuar existiendo.

Siguen las preguntas respecto al objetivo de dicho financiamiento, tras las derrotas electorales en 2017 y la escasez de logros políticos, el balance es elocuente para financiados y financistas.

Es probable que con esa cantidad de dinero entregado estén buscando estimular, nuevamente, una agenda insurrecional para perturbar los próximos comicios y generar las condiciones para que Washington avance en su campaña de cerco financiero contra Venezuela.

Fuente: http://misionverdad.com/La-guerra-e...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Perú: Manifestantes piden directamente cerrar el Congreso por ser nido de corruptos

16 June, 2018 - 00:00

Manifestantes peruanos realizaron este martes la tercera marcha en contra el Congreso de la República y en rechazo al incremento del precio de los combustibles.

El propósito de la marcha, que recorrió las avenidas Colmena, Garcilaso, Paseo Colón, Abancay, es exigir el cierre del Congreso, al que acusan de corrupción. Asimismo, rechazan el denominado “gasolinazo”.

Estudiantes y gremios participaron en la movilización, la cual partió desde la plaza San Martín, acompañada de un gran contingente de policías.

Fuente: http://insurgente.org/peru-manifest...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Cançons d'Elx

16 June, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Irán: La revuelta de las mujeres

16 June, 2018 - 00:00

Por Behrooz Farany

En este comienzo del año 2018, la revuelta de numerosas mujeres iraníes contra la obligación de llevar el velo islámico vino a añadirse espectacularmente al clima de protesta, marcado por las manifestaciones de masas contra la vida cara y la corrupción 1/.

Conforme al artículo 368 del Código Penal islámico iraní, las mujeres que se muestren en público sin velo pueden ser condenadas a una pena de cárcel que puede llegar hasta dos meses. Esta ley se aplica desde la edad de los 9 años. En la práctica, las autoridades imponen el uso obligatorio del velo a partir de los siete años, es decir, cuando las chicas entran en la escuela elemental.

La primera mujer que se atrevió a quitarse el velo en la calle, el pasado 27 de diciembre, fue dejada en libertad al cabo de un mes de cárcel, tras haber sido obligada a pagar una fianza de un montante equivalente a cincuenta veces el salario mínimo mensual. Su ejemplo fue, no obstante, seguido por otras mujeres, más de treinta, cinco de las cuales fueron arrestadas. El movimiento por el que las mujeres difunden desde 2017 sus fotos sin velo en las redes sociales se ha ampliado desde enero. Es la primera vez desde las grandes manifestaciones de 1979-1980 que la resistencia de las mujeres toma una forma abiertamente anticonformista y sobre todo ilegal.

Numerosas jóvenes y mujeres participaban a la vez en las manifestaciones contra la carestía de la vida, el paro y la corrupción, en las que han participado centenares de miles de jóvenes parados y paradas, y de trabajadores y trabajadoras. Esta ola de movilizaciones, que comenzó el 28 de diciembre, duró diez días. Se extendió a casi cien ciudades iraníes, grandes y pequeñas, sacudiendo las bases mismas del régimen de los ayatolás. La única respuesta del gobierno ha sido la represión, con la muerte en la calle de 27 personas y la detención de 5.000 manifestantes, de los que al menos 12 han muerto luego en prisión.

La amplitud de la movilización de las mujeres es un fenómeno nuevo y muy importante. Un breve repaso de la historia de las relaciones entre el poder islámico y las mujeres iraníes será útil para comprender mejor su alcance.
Una opresión que viene de lejos

Aunque la situación actual de las mujeres es el resultado directo de la derrota de la revolución en 1979, la misoginia de la sociedad iraní no data de la instauración del régimen islámico. El Sha Reza Pahlevi era él mismo un ejemplo flagrante. Lo había asumido abiertamente en 1973, en una entrevista célebre y devastadora con Oriana Fallaci 2/, en la que explicaba que las mujeres no han hecho nunca nada grande, ni siquiera son buenas para cocinar (¡todos los grandes chefs son hombres!) y "no saben nunca hacerse útiles" 3/.

Otro hecho ilustra la dominación masculina que existía entonces: a mediados de los años 1970, la senadora Mehranguiz Manouchehrian había propuesto eliminar la obligación para las mujeres casadas de obtener la autorización de su marido para salir del país. No solo esta demanda fue violentamente rechazada sino que Manouchehrian fue forzada a dimitir.

A pesar de las apariencias, la monarquía y sus leyes no fueron nunca verdaderamente "laicas". La sombra de la Charia estaba presente, y los compromisos del régimen del Sha con el clero eran muy numerosos.
Las mujeres, primeras víctimas del régimen religioso

Social y políticamente, las mujeres iraníes fueron las primeras víctimas de la instalación de un régimen clerical. Jomeini, incluso cuando estaba en el exilio, había excluido derogar las reglas de la Charia. Esta actitud no era nueva: el clero iraní ha jugado siempre un papel de primera fila contra las mujeres.

Desde la revolución constitucional de 1906 a la toma del poder por el clero en 1979, este último no ha dejado nunca de combatir todo avance en los derechos de las mujeres. En lo que se refiere a Jomeini, su protesta contra el régimen de Sha en el momento de la "revolución blanca" y de la reforma agraria que entraba en su marco (1963) era ante todo una oposición al derecho de voto y de elegibilidad entonces concedido a las mujeres por el régimen monárquico.

En la visión del mundo de los ayatolás chiítas iraníes, los derechos de las mujeres no están determinados por los seres humanos y las condiciones sociales de un período determinado, sino por su "lugar natural y definido por Dios". El papel social de la mujeres es ser ante todo una esposa sumisa al hombre que le garantiza su subsistencia. Su deber sagrado es la reproducción. Un eslogan favorito de los ayatolás es "El paraíso está bajo los pies de las madres". Ser mujer y madre en el hogar constituye el "trabajo divino" que corresponde a las mujeres, mientras que los hombres tienen el poder de "poner fin al contrato" de matrimonio cuando lo deseen.

En definitiva, para estos religiosos la desigualdad está en el orden natural y divino de las relaciones entre los humanos y, según la voluntad divina, las mujeres son inferiores en derechos a los hombres. Esto está codificado, entre otros lugares, en las leyes y códigos islámicos sobre el derecho a la herencia, el acceso a responsabilidades jurídicas, el testimonio en asuntos jurídicos, el derecho a la custodia de los hijos, la autorización de viajar al extranjero, etc.
La situación deplorable de las mujeres trabajadoras

Las trabajadoras sufren la doble opresión del sistema capitalista y del orden patriarcal. Forman la mayoría de la gente necesitada de la sociedad. La mayor parte de los empleos ofrecidos a las trabajadoras están mal pagados y están considerados como de baja calidad. La casi totalidad de los empleos en el tejido de tapices y en los servicios de limpieza privados y públicos, están ocupados por mujeres.

A trabajo igual, existe una enorme diferencia entre hombres y mujeres en lo que se refiere a los salarios, las primas y los aumentos salariales, aunque esté prohibida por la ley.

Se encuentran estas desigualdades en numerosos terrenos como los criterios de contratación, la formación, las promociones, etc.

Debido a la separación de los hombres y las mujeres en los servicios públicos, como por ejemplo la educación o los servicios de salud, el número de mujeres funcionarias ha aumentado. Pero el corolario ha sido la bajada de la tasa del trabajo femenino en el sector privado.

Una larga tradición de resistencia

Las mujeres iraníes no han cedido frente a las tentativas de marginación, a las intimidaciones directas e indirectas así como ante la represión feroz del régimen islámico. Uno de sus "récords", en relación al régimen monárquico que le precedió, es el número de mujeres que ha encarcelado o ejecutado: casi 2.000 mujeres han sido ejecutadas desde 1979, de ellas 79 desde 2013.

La islamización de la enseñanza ha llevado a familias tradicionalistas a dejar a sus hijas realizar estudios universitarios, lo que ha contribuido a una mayor feminización del mundo estudiantil. Pero si muy numerosas mujeres prosiguen sus estudios lo más lejos posible, es ante todo porque eso les ofrece la oportunidad de salir por un tiempo del encierro familiar y así respirar.

En el plano político, desde la llegada del discurso "reformador del Estado", que culminó con las victorias de Jatamí en las elecciones presidenciales de 1997 y 2001, las militantes feministas se han limitado en su gran mayoría a apoyar a los "reformadores", limitando sus acciones a ese marco legal.

Justo después de las elecciones a la presidencia del ultraconservador Ahmadineyad, organizaron una gran concentración el 23 de junio de 2005, aniversario de la elección del presidente saliente Jatamí. Querían expresar así su voluntad de defender los derechos de las mujeres que parecían estar aún más amenazados con el nuevo gobierno formado por el clan de Ahmadineyad y sus numerosos ministros provenientes de los Guardianes de la Revolución. Paradójicamente, la policía toleró esta manifestación. Pero un año más tarde, el 23 de junio de 2006, una segunda concentración fue esta vez brutalmente dispersada. Las militantes fueron detenidas y maltratadas.

De ahí salió la idea de orientar el movimiento feminista hacia otras formas de actuar. Se lantzó entonces la "campaña de un millón de firmas" contra las leyes en preparación que pretendían reducir aún más los escasos derechos de las mujeres 4/. Las feministas y sus apoyos hicieron un trabajo puerta a puerta a fin de sensibilizar a las mujeres en el hogar. Tras una efervescencia inicial y un éxito real entre mujeres ordinarias, la represión policial cayó sobre las militantes y la campaña quedó frenada.

Tras esta fase particular de lucha cívica, grandes personalidades de este movimiento se han puesto al servicio casi exclusivo de los "reformadores del Estado". Han servido, con "orgullo y entusiasmo" según lo que dicen, a las campañas electorales de Musssavi y de Rohani. Por ello se han cortado del resto de los movimientos sociales, y el movimiento feminista independiente iraní ha dejado de existir. Sus figuras emblemáticas, de Chirine Ebadi (premio Nobel de la paz) a la abogada militante Nasrine Sodoudeh, se han vuelto todas apoyos activos de los "reformadores". Han condenado las acciones que se colocaban fuera del marco legal y se han expresado abiertamente contra lo que han calificado de "subversión". Esta orientación no ha desembocado en ningún resultado positivo.
Una nueva era para los movimientos sociales, entre ellos el de las mujeres

Los diez días de manifestaciones contra la vida cara de este comienzo de año han estado caracterizadas por la ausencia total de consignas a favor de los reformadores del Estado, como Mir Hossein Mussavi o Mehdi Karubi, que fueron puestos en arresto domiciliario. Se han oído, por el contrario, consignas radicales contra el régimen, Guía Supremo incluido, y pidiendo el derrocamiento del régimen islámico en su totalidad.

La acción pública e ilegal de las valerosas mujeres iraníes contra la obligación de llevar el velo islámico se ha hecho también sin el apoyo de los famosos "reformadores". Éstos ni siquiera se han atrevido a apoyarlas verbalmente. El movimiento de estas mujeres se caracteriza por un desborde inmediato del marco impuesto no solo por los "conservadores", sino también por los llamados "reformadores de Estado" y sus discursos estériles. Su carácter subversivo, irrespetuoso para con los marcos legales, supone incluso para estos últimos una obsesión. Los dos movimientos concomitantes, contra la vida cara y la corrupción y contra la obligación de llevar el velo islámico, confirman una derrota para el discurso "reformador" de los últimos veinte años.

Más allá del número limitado de sus pioneras, el movimiento de protesta de las mujeres ha entrado en una nueva era. Razón de más para que en Francia y otros países la solidaridad del movimiento obrero y del movimiento de las mujeres se de sin fisuras, frente a las detenciones y encarcelamientos.

Traducción: Faustino Eguberri para viento sur

1/ Ver el artículo de Houshang Sepehr Irán, tras el terremoto, la sacudida social 10/01/2018 | en http://vientosur.info/spip.php?arti...

2/ La escritora italiana Oriana Fallacci, nacida en 1929 y fallecida en 2006, fue durante mucho tiempo una feminista de izquierdas valiente y comprometida. No defendió siempre las posiciones proimperialistas, prosionistas y violentamente islamofobas que tristemente marcaron el final de su vida.

3/ Esta muy instructiva entrevista puede ser releída, en inglés, en https ://newrepublic.com/article/92745/shah-iran-mohammad-reza-pahlevi-oriana-fallaci.

4/ Estas leyes han atacado al derecho de custodia de los hijos por las mujeres en caso de divorcio, y han bajado aún más la edad de matrimonio para las chicas.

Fuente: http://vientosur.info/spip.php?arti...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Más de 1.000 personas denunciaron en 2017 torturas o malos tratos policiales en España, cuatro veces más que en 2016

15 June, 2018 - 00:00

alejandro torrús

El 15 de abril de 2017 un agente de Policía rompió varios dedos de una mano a un ciudadano senegalés de un 'porrazo' tras una persecución por el centro de la ciudad. El motivo: vender en el 'top manta'. El 14 de mayo del mismo año un agente de los Mossos d'Esquadra, en el desalojo del Centro Social La Rimaia (Barcelona), retuerce los dedos, tira del pelo, golpea en la boca y empuja a una joven de 19 años, tal y como ella misma afirma. El caso está en los tribunales. El 22 de diciembre de 2017 una grabación de un ciudadano recoge cómo un agente de Policía propina una fortísima bofetada a una mujer, que sale desplazada y cae al suelo. El compañero del agente mira impasible el golpe.

Son tres ejemplos reales sucedidos durante el año anterior. Pero hay muchos más. El informe de 2017 de la Coordinadora para la Prevención y de la Denuncia de la Tortura (CPDT) recoge hasta 1.014 casos de personas que han denunciado social o judicialmente torturas, abusos y/o malos tratos policiales. Se trata del dato más alto desde 2004, cuando la Coordinadora comenzó a recopilar estos datos. Es más, la cifra prácticamente multiplica por cuatro el número de casos respecto a 2016. La clave: las 473 personas que denunciaron haber sido víctimas de la violencia policial en Catalunya el pasado 1 de octubre.

"El año 2017 ha sido en el que mayor número de personas ha denunciado haber sufrido algún tipo de agresión policial durante su participación en movilizaciones sociales, una categoría que supone un 58% del total de personas afectadas", explica el Informe sobre la tortura y los malos tratos policiales en el Estado español.
Se trata del dato más alto desde 2004, cuando la Coordinadora comenzó a recopilar estos datos

La cifra supera ampliamente los datos registrados en 2015 y 2016 cuando se registraron 232 y 259 casos de personas que denunciaron haber sufrido violencia policial respectivamente. Es decir, se ha multiplicado por cuatro. Los datos de agresiones policiales durante movilizaciones sociales en 2017, de hecho, solo son comparables con los de 2011, año en el que se extendió por todo el país el movimiento 15-M. Así, en 2011 fueron 591 las personas que denunciaron este tipo de agresiones durante protestas y movilizaciones y en 2017 han sido 618. En años anteriores, por ejemplo en 2016 o en 2015, está cifra quedó limitada a 20 y 89 personas respectivamente.

Como dato positivo cabe destacar que es el tercer año consecutivo que el informe no recoge ninguna denuncia por tortura en situación de detención Incomunicada. Sin embargo, pervive la legislación que permite la detención incomunicada y, por tanto, la posibilidad de que se produzcan en un futuro, más o menos próximo, casos de tortura y malos tratos en estas circunstancias. Es por ello por lo que, una vez más, exigimos la derogación absoluta del régimen de detención incomunicada.
Más personas migrantes agredidas

Los datos de la CPDT también recogen un aumento de las agresiones a personas migrantes por parte de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. Así, en 2015 se recogieron los casos de 50 personas; en 2016, la cifra aumenta a 147; y en 2017, a 287 personas. El dato de 2017 es el segundo más alto desde 2004, solo superado por la cifra de 2014, cuando se registraron 355.
La razón del extraordinario aumento es el número de personas que denunciaron agresiones durante el 1-O en Catalunya

La CPDT muestra su "honda preocupación" por el elevado número de denuncias de agresiones dentro de los Centros de Internamiento para Extranjeros, popularmente conocidos como CIE. El informe señala que hubo 112 personas afectadas por presuntos malos tratos o tortura dentro de estos espacios de privación de libertad. "Reiteramos nuestra exigencia de su cierre inmediato, por ser espacios de vulneración de derechos y de frecuentes malos tratos", señala el la Coordinadora en el informe.

La tortura como premio

La CPDT también denuncia "la sensación" de que en España la tortura por parte del Estado no solo "no se persigue" sino que "se premia". "En este contexto queremos recordar que el coordinador del dispositivo policial del 1-O, el coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos, fue acusado de torturar a una persona detenida en régimen de incomunicación en 1992 y fue juzgado por esos hechos en 1997. Entendemos que encargar estas responsabilidades a personas con este pasado da un mensaje de 'premio' a determinadas actitudes y conductas, que valoramos como muy peligroso", señala el Informe.

En este sentido, la Coordinadora también señala como preocupante el nombramiento de Héctor Moreno como jefe de la Policía Nacional de Cantabria ya que, como informó este periódico, Moreno había sido condenado en 1994 por la Audiencia Provincial de Madrid por un delito de torturas y había sido parcialmente indultado por el Gobierno de José María Aznar en 1998.
La metodología

La CPDT, una plataforma integrada por más de 40 organizaciones de lucha contra la tortura y la defensa de los derechos humanos, reconoce, no obstante, que "estas cifras no coincidirán con el número de causas penales abiertas por tortura y/o malos tratos. Por una parte, una misma situación con diversos afectados podrá dar lugar a una o a varias causas diferentes, dependiendo de las circunstancias concretas de la situación. Por otra, puede que algunas de las personas afectadas tras hacer una denuncia pública y obtener un parte médico de lesiones, no haya acudido a ratificar la denuncia al Juzgado".

"Hay que insistir en que este informe no recoge la totalidad de las
situaciones de tortura y/o malos tratos ocurridos en el Estado español durante el
año 2017, ni siquiera contiene la totalidad de las denuncias formulada en los
tribunales; sino sólo aquellas que, dadas las condiciones antes indicadas, han
llegado a nuestro conocimiento y hemos podido contrastar", insiste la Coordinadora, que también apunta a la ausencia de datos oficiales y a su desigual implantación a lo largo de todo el territorio estatal.

Las fuentes utilizadas por la Coordinadora para elaborar este informe son entrevistas personales con las personas denunciantes y/o sus familiares; información facilitada por las abogadas de las personas afectadas, cuando estas abogadas no forman parte de ninguna de las organizaciones de la CPDT; informes de otras organizaciones de defensa de los Derechos Humanos no pertenecientes a la CPDT; resoluciones judiciales (sentencias y autos) y otras fuentes oficiales; y, por último, medios de comunicación, siempre que su información haya podido ser contrastada por otras fuentes.

Público

Categorías: Tortuga Antimilitar

Páxinas